Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.02-. La iglesia de Dios no debe permitir que el mundo corrompa los principios del pueblo que guarda los Mandamientos de Dios. (Éxodo 20:3-17-escritos con el dedo de Dios).’ Category

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 67-

 

CONFLICTO Y CONFORMIDAD. La iglesia de Dios no debe permitir que el mundo corrompa los principios del pueblo que guarda los Mandamientos de Dios. (Éxodo 20:3-17-escritos con el dedo de Dios-).-parte 2-

FUEGO COMÚN Y FUEGO SAGRADO: La verdad de Dios no ha sido magnificada en su pueblo creyente, porque no la han incorporado a su experiencia personal.  Se conforman al mundo y dependen de el para ejercer influencia. Permiten que el mundo los convierta, e introducen el fuego común para que tome el lugar del fuego sagrado con el fin de poder alcanzar la norma del mundo en su obra. 

No habría que hacer esos esfuerzos para imitar las costumbres del mundo.  Ese es fuego común; no sagrado.  El pan vivo no sólo debe ser admirado; también hay que comerlo.  Ese pan que desciende del cielo da vida al alma.  Es la levadura que absorbe todos los elementos del carácter para unirlos con el carácter de Cristo, y le da forma a todas las discutibles tendencias heredadas y cultivadas para que adquieran la semejanza divina.

CRISTO Y LA CONFORMIDAD: ¡Que maravillosa es la obra de la gracia en el corazón humano! Da sabiduría al ser humano para que use los talentos, que son los medios no para la complacencia propia sino para la abnegación, a fin de impulsar la obra misionera.  Cristo, el Hijo de Dios, fue un misionero enviado a nuestro mundo.  El dice:

“Si alguien quiere seguirme, deje todo atrás”

LA CONFORMIDAD DEL MUNDO REBAJA LAS NORMAS: Al conformarse la iglesia a las costumbres del mundo, se vuelve mundana; pero esa conformidad no convierte jamás al mundo a Cristo. A medida que uno se familiariza con el pecado, éste aparece inevitablemente menos repulsivo.  El que prefiere asociarse con los siervos de Satanás dejará pronto de temer al señor de ellos.

Cuando somos probados en el camino del deber, cual lo fue Daniel en la corte del rey, podemos estar seguros de la protección de Dios;  pero si nos colocamos a merced de la tentación, caeremos tarde o temprano.

LA CONFORMIDAD CON EL MUNDO PERVIERTE GRADUALMENTE LOS PRINCIPIOS CORRECTOS: La conformidad con el mundo le está haciendo perder su identidad al pueblo de Dios.  La perversión de los principios rectos no se ha producido repentinamente. 

Parecería que un ladrón se estuviera acercando sigilosamente cada vez más, en forma gradual pero segura, para robar la identidad de la obra de Dios al inducir a los cristianos a conformarse con las costumbres del mundo. La mente del hombre ha ocupado el lugar que por derecho le pertenece a Dios. 

No importa que cargo desempeñe un hombre, no importa cuán exaltada sea su posición, debería obrar como Cristo lo haría si estuviera en su lugar. En cada aspecto de la obra que él leva a cabo, en sus palabras y en su carácter, debería ser semejante a Cristo.

UNIDAD SI, PERO NO A COSTA DE LA CONFORMIDAD CON EL MUNDO: Algunos que profesan ser leales a la Ley de Dios se han apartado de la fe y han humillado a su pueblo, presentándolo como si fuera uno de los mundanos. Dios ha visto ésto, y ha tomado nota de ello. 

Ha llegado el tiempo cuando, no importa cuánto cueste, debemos ocupar el puesto que Dios nos ha asignado.  Debemos ser un pueblo al cuál el Señor llame suyo.  La verdad y el error no pueden permanecer. Debemos luchar por la unidad pero no descender al nivel inferior de la conformidad con los procedimientos del mundo.

UNA LINEA DE DEMARCACION: La iglesia de Dios no debe permitir que el mundo corrompa los principios del pueblo que guarda los Mandamientos de Dios, (Éxodo 20:3-17-escritos con el dedo de Dios-). Los creyentes deben ejercer una influencia que dé testimonio del poder de los principios celestiales. Quienes se unen con la iglesia deben dar evidencia de un cambio de principios.

A menos que ésto se haga, a menos que se preserve cuidadosamente la línea de demarcación entre la iglesia y el mundo, el resultado será la asimilación de éste.  Nuestro mensaje para la iglesia  es:

Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mat.3:2)

Hay que atesorar los atributos del carácter de Cristo, y estos deben ser un poder en las vidas del pueblo de Dios.

(Elena White)

Continúa en parte 68

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: