Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.01-La vida espiritual se fortalece con el conflicto. El fruto de la fe, la mansedumbre y el amor, maduran entre las nubes tormentosas y la oscuridad. IMPERD.’ Category

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 66-

 

CONFLICTO Y CONFORMIDAD. La vida espiritual se fortalece con el conflicto. El fruto de la fe, la mansedumbre y el amor, maduran entre las nubes tormentosas y la oscuridad.–parte 1-

LOS CONFLICTOS CORRECTAMENTE ENFRENTADOS DESARROLLAN FIRMEZA: La vida espiritual se fortalece con el conflicto. Las pruebas, cuando se las sobrelleva bien, desarrollan la firmeza de carácter y las preciosas gracias espirituales.  El fruto perfecto de la fe, la mansedumbre y el amor, a menudo maduran mejor entre las nubes tormentosas y la oscuridad.

ESTAMOS LIBRANDO UNA GUERRA: No nos hallamos empeñados en combates ficticios.  Libramos un combate del que dependen resultados eternos.  Tenemos que habérnoslas con enemigos invisibles.  Ángeles malignos luchan por dominar a todo ser humano.

LOS CONFLICTOS NO SON CREADOS POR CRISTO: Estamos viviendo en un tiempo solemne.  Se debe hacer una obra importante a favor de nuestras almas y de las demás; en caso contrario haremos frente a una pérdida infinita. 

Debemos ser transformados por la gracia de Dios, o perderemos el cielo, y por nuestra influencia otros lo perderán junto con nosotros. Habría pruebas mayores y más difíciles si rehusáramos obedecer a Cristo y nos convertiríamos en siervos de Satanás y esclavos del pecado.

LA VIDA ES UN CONFLICTO: La vida es un conflicto, y tenemos un enemigo que nunca duerme.  El está vigilando constantemente para destruir nuestras mentes y desviarnos de nuestro precioso Salvador, quien dio su vida por nosotros.

PREPARACIÓN DEL ALMA PARA LA PAZ: El Señor permite los conflictos a fin de preparar el alma para la paz.

LA EXPERIENCIA RELIGIOSA SE OBTIENE SOLO POR MEDIO DE CONFLICTOS: Con energía y fidelidad los jóvenes deben arrostrar las exigencias que se les hacen; y eso será una garantía de éxito. Los jóvenes que nunca hayan triunfado en los deberes temporales de la vida estarán igualmente sin preparación para dedicarse a los deberes superiores. 

La experiencia religiosa se obtiene solamente por el conflicto, por los chascos, por severa disciplina propia y por la oración ferviente.  Los pasos que llevan hacia el cielo deben darse uno a la vez; y cada paso nos da fuerza para el siguiente.

FELICIDAD AHORA MISMO: Yo no espero recibir toda la felicidad en el mas allá.  Experimento felicidad ya a lo largo de mi camino.  Sin embargo tengo muchas pruebas y aflicciones; pero fijo la mirada en Jesús.  Es en los lugares estrechos y difíciles donde El está precisamente a nuestro lado. Podemos comulgar con El y colocar nuestras cargas sobre Aquél que las lleva todas y decir:

“Oh Señor, no puedo llevar por más tiempo estas cargas”

Entonces El nos dice:

“Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar(Mat.11:28)

Mi yugo es fácil, y ligera mi carga (Mat.11:30)

DOS PRINCIPIOS ANTAGÓNICOS: El reino de Dios viene sin manifestación exterior.  El evangelio de la gracia de Dios, con su espíritu de abnegación, no puede nunca estar en armonía con el espíritu del mundo.  Los dos principios son antagónicos.

“Mas el hombre animal no percibe las cosas que son de Espíritu de Dios, porque le son locura; y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente” (1Cor. 2:14)

NO NOS CONFORMEMOS A LOS PRINCIPIOS Y COSTUMBRES DEL MUNDO: Como Israel, los cristianos ceden a menudo a la influencia del mundo, y se amoldan a sus principios y costumbres para ganar la amistad de algunos; pero al fin se verá que estos supuestos amigos son sus enemigos.  La Biblia enseña clara y expresamente que NO puede haber armonía entre el pueblo de Dios y el mundo.

Hermanos míos, no os maravilléis si el mundo os aborrece” (1Juan 3:13)

Nuestro Salvador dice:

Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me aborreció antes que a vosotros” (Juan 15:18)

Satanás obra por medio de los incrédulos, bajo el disfraz de una presunta amistad, para seducir a los hijos de Dios y hacerlos pecar, a fin de separarlos de El, y una vez eliminada la defensa de ellos, inducirá a sus agentes a volverse contra ellos y procurar su destrucción. (Elena White)

 

Continúa en parte 67 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: