Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.28-Solamente el Espíritu de Dios devuelve el amor por el odio. El aceite del amor elimina la irritación causada por el mal.’ Category

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 80-

 

EL ODIO Y LA VENGANZA. Solamente el Espíritu de Dios devuelve el amor por el odio. El aceite del amor elimina la irritación causada por el mal.  –parte3-

EL ODIO HACIA LOS PADRES: (palabras dirigidas a una joven) Usted tiene una obra especial que hacer, que consiste en confesar con humildad su conducta irrespetuosa hacia sus padres.  No hay razón para que se manifiesten en Ud. esos sentimientos antinaturales hacia ellos.

Es una actitud totalmente satánica. Sus sentimientos no se limitan a una evidente antipatía, a una decidida falta de respeto, sino que han llegado al odio, la malicia, la envidia y los celos, manifiestos en sus actos, que les han producido sufrimientos y privaciones.  Ud. no tiene intención de brindarles felicidad, ni siquiera comodidad.  Sus sentimientos son inmutables. 

A veces su corazón se suaviza, pero  cuando ve alguna falta en ellos, se cierra firmemente, y los ángeles no pueden introducir en él ningún sentimiento de amor.  Un demonio malvado la domina, y Ud. odia y es odiosa.  Dios ha tomado nota de sus palabras irrespetuosas, sus acciones desconsideradas hacia sus padres, a quienes El le ha mandado que honre; y si Ud. deja de ver este gran pecado y no se arrepiente, cada vez se sumirá en mayor oscuridad, hasta quedar abandonada a sus malos caminos.

SATANÁS SE DELEITA EN CONTROLAR LA MENTE DE LOS NIÑOS: Que pena da ver a niños indomables y desobedientes, desagradecidos y voluntariosos, decididos a salirse siempre con la suya, indiferentes a las molestias o a la pena que causan a sus padres.  Satanás se deleita en manejar el corazón de los niños, y si se le permite les inculcará su propio odioso espíritu.

EL ODIO CONDUCE A LA CONDENACIÓN: Nadie puede odiar a su hermano, ni siquiera a su enemigo, sin quedar bajo condenación.

LA VENGANZA NO PRODUCE SATISFACCION: Recuerden que un discurso vengativo nunca le hace sentir a nadie que haya ganado una victoria.  Que Cristo hable por medio de ustedes.  No pierdan la bendición que se recibe cuando no se piensa el mal.

ANUBLAN LA PERCEPCION: El orgullo, el amor propio, el egoísmo, el odio, la envidia y los celos, anublan la percepción; y la Verdad, que nos habría hecho sabios para la salvación, ha perdido el poder de atraer y controlar la mente.

EL ACEITE DEL AMOR ELIMINA LA AMARGURA: No permitamos que el resentimiento madure en malicia. No dejemos que la herida infecte y reviente en palabras envenenadas que manchen la mente de quienes las oigan.  No permitamos que los pensamientos amargos continúen embargando nuestro ánimo.  El aceite del amor elimina la irritación causada por el mal. 

El Espíritu de Dios liga un corazón al otro; y en el cielo hay música por la unión realizada.

EL CORAZÓN QUE PAGA ODIO CON AMOR: No es la posición mundanal, ni el nacimiento, ni la nacionalidad, ni los privilegios religiosos lo que prueba que somos miembros de la familia de Dios; es el amor, un amor que abarca a toda la humanidad.  Aún los pecadores cuyos corazones no están herméticamente cerrados al Espíritu de Dios responden a la bondad. 

Así como pueden responder al odio con el odio también corresponderán  al amor con el amor.  Solamente el Espíritu de Dios devuelve el amor por el odio.  El ser bondadoso con los ingratos y los malos, el hacer lo bueno sin esperar recompensa, es la insignia de la realeza del cielo, la señal segura mediante la cuál los hijos del Altísimo revelan su elevada vocación.  (Elena White)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: