Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.12- LA DEPRESION. Para tener buena sangre, debemos respirar bien. Las inspiraciones hondas y completas de aire puro, que llenan los pulmones de oxígeno, purifican la sangre.’ Category

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 205-

 

 

LA DEPRESION. Para tener buena sangre, debemos respirar bien. Las inspiraciones hondas y completas de aire puro, que llenan los pulmones de oxígeno, purifican la sangre. -parte 1-

MUCHAS ENFERMEDADES SON EL RESULTADOS DE LA DEPRESION MENTAL: Una mente contenta y un espíritu alegre son salud para el cuerpo y fortaleza para el alma.  No hay causa de enfermedad tan fructífera como la depresión, la lobreguez y el pesar.

CUANDO SE ELIMINA LA DEPRESION, SE ACELERA LA RECUPERACION: Siendo el amor de Dios tan grande y tan infalible, se debe alentar a los enfermos a que confíen en Dios y tengan ánimo. La congoja acerca de si mismos los debilita y enferma. 

Si los enfermos resuelven sobreponerse a la depresión y la melancolía tendrán mejores perspectivas de sanarse, pues:

“el ojo de Jehová está…sobre los que esperan misericordia” (Sal.33:18)

DEPRESION: CONSECUENCIA DE UNA FÉRREA DIGNIDAD: Algunos asumen una reserva fría, glacial, una férrea dignidad que repele a todos los que caen bajo su influencia. 

Esta actitud es contagiosa; crea una atmósfera que agosta los buenos impulsos y las buenas resoluciones; ahoga la corriente natural de la simpatía humana, la cordialidad y el amor; y bajo su influencia la gente se reprime, y sus atributos sociales y generosos desaparecen por falta de ejercicio.

No solo la salud espiritual resulta afectada; la salud física también sufre como consecuencia de esta depresión que no es natural.  La lobreguez y la frialdad de esta atmósfera antisocial se refleja en el rostro. 

Los rostros de los que son generosos y simpáticos resplandecen con el brillo de la bondad, mientras que los que no albergan pensamientos bondadosos y motivos generosos, expresan en sus rostros los sentimientos que se encuentran en sus corazones.

DEPRESION MENTAL: PRODUCTO DE HABITACIONES POCO VENTILADAS: Las consecuencias de vivir en habitaciones cerradas y mal ventiladas son éstas: el organismo se debilita y pierde la salud, la circulación de la sangre se hace más lenta en el cuerpo porque no está purificada ni  vitalizada por el limpio y vigorizante aire del cielo. 

La mente se deprime y se ensombrece, mientras que todo el organismo se enerva, y es posible que se produzcan fiebre y otras enfermedades. 

LA FALTA DE OXIGENO CAUSA DEPRESION Y LOBREGUEZ: Hay que conceder a los pulmones la mayor libertad posible.  Su capacidad se desarrolla mediante el libre funcionamiento; pero disminuye si se los tiene apretados y comprimidos.

De ahí los malos efectos de la costumbre tan común, en las ocupaciones sedentarias, de encorvarse al trabajar. En esta posición es imposible respirar profundamente.  La respiración superficial se vuelve pronto un hábito, y los pulmones  pierden la facultad de dilatarse. 

Así se recibe una cantidad insuficiente de oxigeno.  La sangre se mueve perezosamente.  Los productos tóxicos del desgaste, que deberían ser eliminados por la espiración, quedan dentro del cuerpo y corrompen la sangre.  No solo los pulmones, sino el estómago, el hígado y el cerebro quedan afectados. 

La piel se pone cetrina, la digestión se retarda, se deprime el corazón, se anubla el cerebro, los pensamientos se vuelven confusos, se entenebrece el espíritu, el organismo entero que deprimido e inactivo y particularmente expuesto a la enfermedad.

LA BUENA RESPIRACIÓN SUAVIZA LOS NERVIOS: Para tener buena sangre, debemos respirar bien.  Las inspiraciones hondas y completas de aire puro, que llenan los pulmones de oxígeno, purifican la sangre, le dan brillante coloración, y la impulsan, como corriente de vida, por todas partes del cuerpo. 

La buena respiración calma los nervios, estimula el apetito, hace más perfecta la digestión, y produce sueño sano y reparador.  (Elena White)

Continúa en parte 206

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: