Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.00-ESTUDIO DE LOS PROBLEMAS EMOCIONALES’ Category

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 44-

FRUCTIFEROS EN  EL ESPÍRITU

PACIENCIA

“Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos, amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia”. (Colosenses 3:12)

 

El Capitán de nuestra salvación no reclamó para sí ninguna posición honrosa.  En cambio, tomó la forma de siervo para que la humanidad pudiera relacionarse con la divinidad. El hombre debe representar a Cristo. Para ello, necesita ser paciente con sus congéneres, perdonador y lleno de amor semejante al de Cristo.  El que está verdaderamente convertido manifestará respeto por sus hermanos y estará dispuesto a proceder como el Señor lo ordenó. Jesús dijo:

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros.  En ésto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” (Juan 13:34, 35). 

El creyente en quien abunda el amor de Dios manifestará tal expresión de ese amor que será comprendido por el mundo.

No todo el que habla de Cristo es uno con El. Los que no tienen el Espíritu y la gracia de Jesús no son suyos, no importa lo que profesen. Por sus frutos los conoceréis.  Las prácticas y costumbres que siguen los dictados del mundo no promueven los principios de la Ley de Dios.  Y por no tener el aliento de su Espíritu, tampoco expresan su carácter. La semejanza a Cristo será revelada únicamente por los que se asemejan a la imagen divina.  Sólo los que son modelados mediante el Espíritu Santo, pueden llegar a ser hacedores de la Palabra.  Esto los pone en condiciones de dar a conocer la mente y la voluntad de Dios.

En el mundo existe una falsificación del cristianismo genuino.  El verdadero espíritu del hombre se da a conocer por el modo como este se relaciona con su prójimo.  Podemos preguntar: ¿Representa el carácter de Cristo en espíritu y en acción, o simplemente es una manifestación natural del carácter egoísta, propio de los que pertenecen al mundo? La simple profesión de fe no significa nada para Dios.  Antes que sea demasiado tarde para rectificar la conducta equivocada, que cada uno se pregunte: ¿Quién soy yo? Depende de nosotros mismos desarrollar el carácter que nos permita integrar la familia celestial, la realeza de Dios.  (Review and Herald)

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 118-

 

 

LA FE. Se indican la verdad, la integridad y la pureza como secretos del éxito de la vida. La fe recibe de Dios la vida que es lo único que puede producir crecimiento y eficiencia verdaderos. parte 6-

LA FE OBRA: Cuando miremos el Calvario, no es para tranquilizar nuestras almas en el incumplimiento del deber, no es para disponernos a dormir, sino para crear fe en Jesús, fe que obrará purificando el alma del egoísmo.

Cuando nos aferramos a Cristo por la fe, nuestra obra sólo ha comenzado.  Todo hombre tiene hábitos corruptos y pecaminosos que deben ser vencidos mediante una lucha intensa. A toda alma se le pide que libre la lucha de la fe. 

LE DA FORMA A LA VIDA: La vida es modelada por la fe. Si teniendo la luz y la verdad a nuestro alcance, no procuramos conocerla, de hecho la rechazamos y preferimos las tinieblas a la luz.

LA FE PROMETE ÉXITO: Tendremos éxito si avanzamos por fe, decididos a hacer con inteligencia la obra de Dios. No debemos permitir que nos estorben algunos hombres a quienes les gusta ubicarse en el lado negativo de las cosas, con muy poca fe.

LA FE PURIFICA EL ALMA: Es necesario que tengamos fe, una fe viva, que obre por el amor y purifique el alma.  Debemos aprender a llevarle todo al Señor con sencillez y fe ferviente.  La mayor carga que tenemos que llevar en esta vida es el YO.  A menos que aprendamos a ser mansos y humildes en la escuela de Cristo, perderemos preciosas oportunidades y privilegios en cuanto a llegar a conocer a Jesús. 

El Yo es lo más difícil que tenemos que manejar.  Cuando depongamos nuestras cargas, no nos olvidemos de dejar el yo a los pies de Cristo. Pongámonos en las manos de Jesús, para ser modelados y conformados por El, para que podamos llegar a ser vasos de honra. Nuestras tentaciones, nuestras ideas y nuestros sentimientos deben ser depositados a los pies de la cruz.

Entonces el alma estará lista para escuchar las palabras de la instrucción divina. Jesús nos dará a beber de las aguas que corren por el río de Dios.  Bajo la influencia suavizante y subyugadora del Espíritu Santo, nuestra frialdad y nuestra indiferencia desaparecerán. Cristo será en nosotros, una fuente de agua que salta para vida eterna.

REVELA LOS SECRETOS DEL ÉXITO EN LA VIDA: ¡Cuán fuertes son la verdadera fe y la verdadera oración!  Son como dos brazos por lo cuales el suplicante humano se ase del poder del Amor infinito. La fe consiste en confiar en Dios, en creer que nos ama y sabe lo que es mejor para nuestro bien.  Así en vez de nuestra ignorancia, aceptemos su sabiduría; en vez de nuestra debilidad, su fuerza; en vez de nuestro pecado, su justicia.

Nuestra vida, nosotros mismos, somos ya suyos; la fe reconoce su derecho de posesión, y acepta su bendición.  Se indican la verdad, la integridad y la pureza como secretos del éxito de la vida.  La fe es la que nos pone en posesión de estas virtudes. Todo buen impulso o aspiración provienen de Dios; la fe recibe de Dios la vida que es lo único que puede producir crecimiento y eficiencia verdaderos.  (Elena White )

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 117-

 

LA FE. Por el mismo acto de la mente se recibe la verdad o el error, pero hay una gran diferencia en que creamos la Palabra de Dios o los dichos de los hombres. La fe es confiar en la Palabra de Dios. parte 5-

LA FE ES REAL: Moisés no sólo pensaba en Dios, sino que lo veía.  Dios era la visión constante que tenía delante de sí.  Nunca perdía de vista su rostro. Para Moisés la fe no era una conjetura, sino una realidad.  Creía que Dios regía su vida en particular, y lo reconocía en todos sus detalles. Confiaba en El a fin de obtener fuerza para resistir todas las tentaciones.

FE EN CRISTO, NO EN EL MANTO: Al pasar, ella (la mujer enferma) se adelantó, y alcanzó a tocar apenas el borde de su manto.  En ese momento se dio cuenta de que se había sanado. Su fe tenía como centro, no el manto, sino la Persona que usaba el manto. 

En este toque estaba concentrada la fe de su vida, y al instante su dolor y su debilidad desaparecieron.  Inmediatamente sintió la vibración de una corriente eléctrica que pasaba por cada fibra de su ser, La invadió una sensación de perfecta salud.

“Y enseguida…sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote” (Mar.5:29)

LA FE NO ESTA EN LAS COSAS: No había poder sanador en el manto.  Fue la fe en la Persona que vestía el manto lo que restauró la salud.

LA FE DISCRIMINA: La fe es el medio por el cual la verdad o el error encuentran abrigo en la mente.  Por el mismo acto de la mente se recibe la verdad o el error, pero hay una gran diferencia en que creamos la Palabra de Dios o los dichos de los hombres.

Cuando Cristo se reveló a Pablo y éste estuvo convencido de que estaba persiguiendo a Jesús en la persona de sus santos, aceptó la verdad tal como es en Jesús.  Un poder transformador se manifestó en su mente y su carácter, y llegó a ser un hombre nuevo en Cristo Jesús.  Recibió la verdad tan plenamente que ni la tierra ni el infierno pudieron sacudir su fe.

LA FE ES UN PODEROSO SANADOR: La fe es más poderosa que la muerte para vencer.  Si logramos que los enfermos fijen sus miradas en el poderoso Médico, veremos resultados maravillosos. Esto vivificará tanto al cuerpo como al alma.

EJERCICIO DIARIO DE LA FE: Cada día debemos pelear la buena batalla de la fe.  Debemos ejercer toda nuestra fe, y no confiar en los sentimientos; debemos obrar como si supiéramos que el Señor nos oye y contestará nuestros pedidos y nos bendecirá.

La fe no es un vuelo feliz de los sentimientos; es simplemente confiar en la Palabra de Dios, creyendo que El cumplirá sus promesas porque ha dicho que lo haría.  (Elena White)

Continúa en parte 118

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 116-

 

 

LA FE. Debemos creer que somos elegidos de Dios, para ser salvados por el ejercicio de la fe, a través de la gracia de Cristo y la obra del Espíritu Santo; y debemos alabar y glorificar a Dios… -parte 4-

NO DEBE CONFUNDIRSE LA FE CON LOS SENTIMIENTOS: Muchos tienen ideas confusas acerca de lo que constituye la fe, y viven por debajo de sus privilegios. Confunden sentimientos y fe, y están continuamente angustiados y perplejos, porque Satanás toma toda ventaja posible de su ignorancia e inexperiencia. Debemos aceptar a Cristo como nuestro Salvador personal, o fracasaremos en nuestro intento por llegar a ser vencedores. 

No nos traerá ningún beneficio mantenernos alejados de El, creer que nuestro amigo o nuestro vecino puede tenerlo por su Salvador personal, pero que nosotros no podemos experimentar su amor perdonador. Debemos creer que somos elegidos de Dios, para ser salvados por el ejercicio de la fe, a través de la gracia de Cristo y la obra del Espíritu Santo; y debemos alabar y glorificar a Dios por esta maravillosa manifestación de un favor que no merecemos.

Es el amor de Dios el que conduce el alma a Cristo para ser benignamente recibida y presentada al Padre.  Mediante la obra del Espíritu, se renueva la relación divina entre Dios y el pecador.  El Padre dice:

“Yo seré Dios para ellos, y ellos serán para mí hijos.  Ejerceré el amor perdonador hacia ellos, y derramaré en ellos mi gozo. Ellos serán para mi un tesoro peculiar, porque este pueblo a quien yo he formado por mí mismo manifestará mi alabanza”.

LA FE Y LOS SENTIMIENTOS SON COSAS DIFERENTES: El sentimiento y la fe son tan distintos uno del otro como lo es el este del oeste.  La fe no depende de los sentimientos.  Debiéramos dedicarnos diariamente a Dios, y creer que Cristo comprende y acepta el sacrificio, sin examinarnos a nosotros mismos, para ver si tenemos ese grado de sentimientos que pensamos que debe corresponder a nuestra fe.

Cuando hagamos ésto, las nieblas y las nubes serán disipadas, y pasaremos de las sombras de las tinieblas a la clara luz de su presencia.

NO ES ASUNTO DE IMPULSO: Muchos pasan largos años en las tinieblas y la duda, debido a que no sienten como quieren. Pero el sentimiento no tiene nada que ver con la fe.  Esa fe que obra por el amor y purifica el alma no es cuestión de impulso. Sale, basada en las promesas de Dios, creyendo firmemente que lo que El ha dicho es capaz de realizarlo. 

Nuestras almas deben ser enseñadas a creer, a confiar en la Palabra de Dios.  Esa palabra declara que “el justo vivirá por la fe” (Rom.1:17). Y no por el sentimiento.

NO CONFIEMOS EN LOS SENTIMIENTOS: Desechemos todo lo que sea parecido a la desconfianza y a la falta de fe en Jesús.  Comencemos una vida de confianza sencilla e infantil, no confiando en los sentimientos, sino en la fe.  No deshonremos a Jesús dudando de sus preciosas promesas.  El quiere que creamos en El con FE inconmovible.

ACTUEMOS POSITIVAMENTE POR FE: Sigamos contemplando a Jesús, continuemos orando con fe silenciosa, prosigamos apoderándonos de su fuerza, ya sea que experimentemos algún sentimiento o no.

LA FE COMO EVIDENCIA DEL CRISTIANISMO: Hablemos con el Señor, así llegaremos a ser amigos del Altísimo.  Confiemos en El. Tengamos una fe que confiará ya sea que sintamos que estamos confiando o no.  Recordemos que el sentimiento no es una evidencia de que somos cristianos.  La fe inconmovible  en Dios pone de manifiesto que somos sus hijos.  Confiemos en Dios. Nunca nos defraudará. Dice:

“No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.  Todavía un poco, y el mundo no me verá más, pero vosotros me veréis; porque yo vivo, y vosotros también viviréis” (Juan 14: 18,19).

No vemos a Cristo en persona. Pero por fe lo contemplamos.  Nuestra fe se aferra de sus promesas. Así camino Enoc con Dios.  (Elena White)

Continúa en parte 117

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 115-

 

 

LA FE. Deberíamos saber por nosotros mismos qué es el cristianismo, qué es la verdad, qué es la fe que hemos recibido, cuáles son las reglas bíblicas, las reglas que se nos han dado proveniente de la más alta autoridad.  -parte 3-

CULTIVEMOS LA FE: Los que hablen acerca de la fe y la cultiven tendrán fe, pero los que abriguen dudas y las expresen, tendrán dudas. No crean que porque han cometido errores siempre deben estar bajo condenación, porque eso no es necesario.  No permitan que la verdad sea rebajada ante sus mentes porque los que la profesan no viven vidas consecuentes.

Conserven la fe en la verdad del mensaje del tercer ángel.  (Leer Historia y Profecía Mundial -1.08 Mensaje del Tercer ángel) Si no cultivan la fe, su importancia gradualmente será desplazada de sus mentes, y corazones.  Tendrán una experiencia semejante a la de las vírgenes insensatas, que no hicieron provisión de aceite para sus lámparas, y sus luces se extinguieron.

La fe debe ser cultivada. Si se ha debilitado, es semejante a una planta enferma que hay que poner al sol, regarla cuidadosamente y atenderla.

LA FE SE ELEVA POR ENCIMA DE LAS SOMBRAS: Cuando las nubes se interponen entre nuestra alma y Dios, cuando hay tinieblas a nuestro alrededor, cuando el enemigo está listo para robarle al alma su integridad hacia Dios y la verdad, y cuando el error es considerado plausible y atractivo, entonces es tiempo de orar y ejercer fe en Dios…el alma alimentando esa fe, es capaz de levantarse por encima de si misma y de traspasar la infernal sombra que el enemigo arroja a través de la senda de cada alma que lucha por  la corona inmortal.

LA FE DESCANSA EN LA EVIDENCIA: La palabra del Señor, hablada por sus siervos, es recibida por muchos con dudas y temores.  Y muchos postergan su obediencia a la amonestación y a los reproches dados, esperando hasta que haya desaparecido de su mente toda sombra de incertidumbre.  La incredulidad que exige perfecto conocimiento no quiere ceder a la evidencia de que Dios se complace en dar.

El requiere de su pueblo una fe que descanse en el peso de la evidencia, no sobre el conocimiento perfecto.  Los que siguen a Cristo, que aceptan la luz que Dios les manda, deben obedecer la voz de Dios que les habla cuando hay muchas otras voces que claman contra ella.  Requiere discernimiento el distinguir la voz de Dios.

Deberíamos saber por nosotros mismos qué es el cristianismo, qué es la verdad, qué es la fe que hemos recibido, cuáles son las reglas bíblicas, las reglas que se nos han dado proveniente de la más alta autoridad. Hay muchos que creen sin tener una razón para fundamentar su fe, sin suficiente evidencia acerca de la verdad del asunto.

Si se presenta una idea que concuerda con sus propias opiniones preconcebidas, todos están listos para aceptarla.  No razonan de causa a efecto.  Su fe no tiene un fundamento genuino, y en el tiempo de prueba descubrirán que han edificado sobre la arena.

LA FE DEBE EXPRESARSE:  Si manifestáramos más nuestra fe si nos regocijáramos más en la bendiciones que ahora tenemos –la gran misericordia, la paciencia y el amor de Dios- cada día tendríamos más fuerza. Las preciosas palabras pronunciadas por Cristo, el Príncipe de Dios,  poseen una seguridad y un poder que debería ejercer gran influencia en nosotros, para hacernos creer que nuestro Padre Celestial está deseoso de dar su Espíritu Santo a quienes se lo pidan. 

Elena White

Continúa en parte 116

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 114-

 

LA FE. La fe obra por el amor y purifica el alma de todo egoísmo. De este modo el alma se perfecciona en el amor. La fe se aferra a las promesas de Dios, y produce la obediencia. -parte 2-

ENSEÑEMOS FE: Se debería explicar claramente como se puede ejercer la fe.  Toda promesa de Dios tiene ciertas condiciones. Si estamos dispuestos a hacer su voluntad, toda su fuerza nos pertenece.  Cualquier don que nos prometa se encuentra en la promesa misma. Si recibimos la promesa, recibimos el don.

“La semilla es la Palabra de Dios” (Luc.8:11)

LA FE TIENE PRECIOSAS LECCIONES PARA LOS NIÑOS: La fe tiene preciosas lecciones para el niño sensible a las ofensas.  La disposición a resistir el mal o vengar el agravio recibe a menudo su impulso de un profundo sentimiento de justicia y un espíritu activo y enérgico. 

Enséñese a ese niño que Dios es el guardián eterno de la justicia. Cuida tiernamente a los seres que ama al punto de dar a su amado Hijo para salvarlos. El se entenderá con cada malhechor.

DEBEMOS EDUCAR LA MENTE PARA QUE EJERZA FE: La fe obra por el amor y purifica el alma de todo egoísmo. De este modo el alma se perfecciona en el amor. Y habiendo encontrado gracia y misericordia por medio de la preciosa sangre de Cristo. ¿Cómo podríamos dejar de ser tiernos y misericordiosos?

“Por gracia sois salvos por medio de la fe” (Efe.2:8)

Se debería adiestrar la mente para ejercer fe en lugar de albergar dudas, sospechas y celos.  Estamos demasiado inclinados a considerar los obstáculos como imposibilidades. Tener fe en las promesas de Dios, avanzar por fe, seguir hacia adelante sin ser gobernados por las circunstancias es una lección difícil de aprender. 

Pero aprender esta lección es una absoluta necesidad para cada hijo de Dios. Siempre se debería albergar la gracia de Dios otorgada por medio de Cristo; porque se nos da como la única manera de aproximarnos a Dios.

La fe en las palabras de Dios, pronunciadas por Cristo cuando estaba envuelto en la columna de nube, habría capacitado a los hijos de Israel para dejarnos una historia muy diferente.  Su falta de fe en Dios influyó para que su historia fuera muy distinta.

FE Y PRESUNCION: Algunos han profesado tener mucha fe en Dios, dones especiales y extraordinarias respuestas a sus oraciones aunque no haya evidencia de todo ello.  Han creído que la presunción es fe.  La oración de fe nunca se pierde; pero pretender que siempre será respondida de la misma manera y en relación con el motivo particular que estamos esperando es presunción.

PRESUNCION: FALSIFICACION SATÁNICA DE LA FE: La fe no va en ningún sentido unida a la presunción.  Sólo el que tenga verdadera fe se halla seguro contra la presunción. Porque la presunción es la falsificación satánica de la fe.  La fe se aferra a las promesas de Dios, y produce la obediencia.  La presunción también se aferra a las promesas, pero las usa como Satanás, para disculpar la transgresión. 

La fe habría inducido a nuestros primeros padres a confiar en el amor de Dios, y a obedecer sus mandamientos (Éxodo 20:3-17). La presunción los indujo a transgredir la Ley, creyendo que su gran amor los salvaría de las consecuencias de su pecado.  No es fe lo que reclama el favor del Cielo sin cumplir las condiciones bajo las cuales se concede una merced. 

La fe verdadera tiene su fundamento en las promesas y provisiones de las Escrituras. (Elena White)

Continúa en parte 115

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 113-

 

 

LA FE. En todos nuestros negocios y nuestras ocupaciones diarias, la fuerza sustentadora de Dios llega a ser real para nosotros por medio de una confianza constante. -parte 1-

UNA DEFINICION DE FE: Debe enseñarse la fe, la fe salvadora.  La definición de esta fe en Jesucristo se puede hacer con pocas palabras; es el acto del alma por medio del cual todo el hombre se entrega a la guarda y el control de Jesucristo. Por la fe él mora en Cristo y Cristo mora supremamente en su alma. El creyente encomienda su alma y su cuerpo a Dios, y con seguridad puede decir:

Cristo es capaz de guardar lo que le he encomendado hasta aquel día. Todos los que  hagan ésto serán salvos para vida eterna.  Habrá seguridad de que el alma ha sido lavada en la sangre de Cristo, revestida con su justicia, y es preciosa a la vista de Jesús.  Nuestros pensamientos y nuestras esperanzas están concentrados en la Segunda Venida de nuestro Señor.  Ese es el día cuando el Juez de toda la tierra recompensará la confianza de su pueblo.

OTRAS DEFINICIONES: Por la fe, recibimos la gracia de Dios; pero la fe no es nuestro Salvador.  No nos hace ganar nada.  Es la mano por la cual nos asimos de Cristo y nos apropiamos de sus méritos, el remedio por el pecado.  La fe significa confiar en Dios, creer que nos ama y sabe mejor que es lo que nos conviene. Por eso nos induce a escoger su camino en lugar del nuestro.

En vez de nuestra ignorancia, aceptemos su sabiduría; en vez de nuestra debilidad, su fuerza; en vez de nuestra pecaminosidad, su justicia. Nuestra vida, nosotros mismos, ya somos suyos; la fe reconoce su derecho de propiedad, y acepta su bendición.  La verdad, la justicia y la pureza han sido señaladas como los secretos del éxito en la vida.  Es la fe la que nos pone en posesión de estos principios.

SENCILLA EN SU OPERACIÓN: La fe es sencilla en su acción y poderosa en sus resultados.  Muchos cristianos, que tienen un conocimiento de la sagrada Palabra y creen en su verdad, fallan en la confianza infantil que es esencial para la religión de Jesús.  No alcanzan a otros con ese toque peculiar que produce la virtud de curar el alma.

LA HUMILDAD NO ES FE: La humildad, la mansedumbre y la obediencia no son la fe; pero son los efectos o frutos de la fe.

LA FE INFUNDE CONFIANZA PROPIA: No fueron escritas estas cosas (las declaraciones de la confianza de Pablo en  Dios) únicamente para que las leamos y nos asombremos, sino para que la misma fe que obró en los siervos de Dios de antaño, obre en nosotros. Doquiera haya corazones llenos de fe que sirvan de conducto transmisor de su poder, no será menos notable su modo de obrar ahora que entonces.

A los que, por falta de confianza propia, evitan tareas y responsabilidades, enséñeseles a confiar en Dios.  Así más de uno que de otro modo no sería más que una cifra en el mundo, tal vez una carga impotente, podrá decir con el apóstol Pablo:

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. (Filp.4:13)

SE NECESITA FE A CADA PASO: La fe es necesaria tanto en los asuntos más pequeños como en los mayores de la vida. En todos nuestros negocios y nuestras ocupaciones diarias, la fuerza sustentadora de Dios llega a ser real para nosotros por medio de una confianza constante. (Elena White)

Continúa en parte 114

 

Read Full Post »

Older Posts »