Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.05-Si no se cuida debidamente el estómago, será trabada la formación de un carácter moral íntegro. El cerebro y los nervios están en íntima relación con el estómago.’ Category

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 198-

INTERRELACION DEL CUERPO Y LA MENTE-parte 6-

 

EL RÉGIMEN ALIMENTARIO Y LA MENTE. Si no se cuida debidamente el estómago, será trabada la formación de un carácter moral íntegro. El cerebro y los nervios están en íntima relación con el estómago –parte 3-

LO QUE COMEMOS PUEDE DISMINUIR LA ACTIVIDAD INTELECTUAL: Estamos compuestos por lo que comemos, y si comemos mucha carne nuestra actividad intelectual disminuirá.  Los estudiantes lograrían mucho más en sus estudios si nunca comieran carne. 

Cuando la parte animal del ser humano se fortalece al comer carne, las facultades intelectuales disminuyen proporcionalmente.

Se lograría una vida espiritual más exitosa, y se la conservaría, si se eliminara la carne, porque ese régimen sirve de estímulo para actividades intensas, inclinaciones sensuales, y debilita la naturaleza moral y espiritual.

  “la carne…(lucha) contra el Espíritu, y el…Espíritu…contra la carne” (Gal.5:17)

Necesitamos muchísimo animar y cultivar pensamientos puros, y fortalecer las facultades morales.

CONSECUENCIAS DEL CONSUMO DE CARNE DE CERDO: El consumo de carne de cerdo no daña únicamente la salud física.  La mente es afectada y la delicada sensibilidad queda embotada por el uso de este tosco alimento.

QUIEN COME IMPRUDENTEMENTE SE DESCALIFICA PARA SER CONSEJERO: El azúcar no es buena para el estómago. Produce fermentación y ésto obnubila el cerebro y causa irritabilidad en la disposición de ánimo. Cuando el estómago está lleno de una masa de alimento malsano, este alimento queda allí para descomponerse.

La aflicción del estómago afecta el cerebro.  El que come imprudentemente no se da cuenta de que se está descalificando para dar un consejo sabio. No puede discernir las cosas espirituales. El alimento que ingirió ha sumido en la penumbra sus facultades mentales.

La complacencia propia descalifica al instrumento humano para dar testimonio a favor de la Verdad.  La gratitud que ofrecemos a Dios por sus bendiciones queda grandemente afectada por el alimento que ponemos en el estómago.

La complacencia del apetito es causa de disensión, contienda, discordia y muchos otros males.  Se pronuncian palabras llenas de impaciencia y se llevan a cabo hechos poco amables; se aplican métodos deshonestos y se manifiesta la pasión. 

Y todo ello porque los nervios del cerebro están enfermos por el alimento que se ha amontonado abusivamente sobre el estómago.

EL CAFÉ AFECTA LAS FACULTADES MENTALES Y MORALES: El café proporciona una complacencia dañina.  Si momentáneamente excita la mente…el efecto posterior es agotamiento, postración, paraliza las facultades mentales, morales y físicas.  La mente se enerva, y a menos que por un esfuerzo determinado se venza el hábito, la actividad del cerebro disminuye en forma permanente.

LA ALIMENTACION EQUIVOCADA PRODUCE PENSAMIENTOS EQUIVOCADOS: La salud del cuerpo debe considerarse como esencial para el crecimiento en la gracia y la adquisición de un carácter templado. 

Si no se cuida debidamente el estómago, será trabada la formación de un carácter moral íntegro. El cerebro y los nervios están en íntima relación con el estómago.  De los errores practicados en el comer y beber resultan pensamientos y hechos erróneos.

EL ELEVADO APRECIO QUE SE DEBERÍA TENER POR LA EXPIACIÓN QUEDA ANULADO: Cuando seguimos un patrón de conducta que tiende a disminuir el vigor mental y físico, ya sea en la comida, en la bebida o en cualquiera de nuestro hábitos, deshonramos a Dios porque le robamos el servicio que El espera de nosotros.

Cuando complacemos el apetito a expensas de la salud, o cuando nos entregamos a hábitos que disminuyen nuestra vitalidad y nuestro vigor mental, no podemos tener un alto aprecio de la expiación y una correcta estima de las cosas eternas. 

Cuando nuestras mentes están en medio de la niebla y parcialmente paralizadas por la enfermedad, las tentaciones de Satanás nos vencen fácilmente.  (Elena White)

Continúa en parte 199

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: