Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.27-“Los muertos nada saben”(Ecl.9:5). El cuerpo y el alma existen formando una unión inseparable. ¿Seol,Hades?-parte4-’ Category

DOCTRINA DE LOS ACONTECIMIENTOS FINALES

LA MUERTE Y LA RESURRECCION–“Los muertos nada saben”(Ecl.9:5). El cuerpo y el alma existen formando una unión inseparable. ¿Seol,Hades?-parte4-

LA NATURALEZA DE LA MUERTE.   (continuación)

LA MUERTE ES UN SUEÑO. (continuación).   La representación bíblica de la muerte como un sueño se adapta claramente a su naturaleza, como lo demuestra la siguiente comparación:     

  • 1) Los que duermen están inconscientes.  “Los muertos nada saben”  (Ecl.9:5).     
  • 2) Durante el sueño los pensamientos conscientes cesan. “Sale su aliento….y en ese mismo momento perecen sus pensamientos” (Sal.146:4).      
  • 3) El sueño pone fin a todas las actividades del día. “En el Seol adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría” (Ecl.9:10).    
  • 4) El sueño nos desliga de los que están despiertos  y de sus actividades.  “Nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol (Ecl.9:6).    
  • 5) El sueño normal deja inactivas las emociones conscientes. “Su amor y su odio y su envidia fenecieron ya” (Ecl.9:6).   
  • 6) Durante el sueño los seres humanos no alaban a Dios: “No alabarán los muertos a Jehová”  (Sal.115:17).
  • 7)  El sueño anticipa un despertarVendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida”  (Juan 5:28, 29).

LAS PERSONAS VUELVEN AL POLVO.  Para poder comprender lo que le sucede a una persona en la muerte, debemos comprender su naturaleza.  La Biblia  presenta a una persona como una unidad orgánica.  A veces usa la palabra alma para referirse a toda la persona, y en otras ocasiones a los afectos  y emociones.  Pero no enseña que el hombre está compuesto de dos partes separadas.  El cuerpo y el alma sólo existen juntos; forman una unión inseparable.

En la creación humana, la unión del polvo (elementos de la tierra) y el aliento de vida produjeron un ser viviente o alma viviente.  Adán no recibió el alma como entidad separada;  llegó a ser un alma viviente (Gen.2:7).  En la  muerte sucede lo contrario; el polvo de la tierra sin el aliento de vida hace que una persona quede muerta o un alma en estado de inconsciencia (Sal.146:4).  Los elementos que componen el cuerpo vuelven a la tierra de la cuál fueron formados (Gen.3:19).  El alma no tiene existencia consciente fuera del cuerpo, y ningún escrito indica que en la muerte el alma sobrevive como una entidad consciente.  De manera que “el alma que pecare, esa morirá” (Eze.18:20).

EL LUGAR DE LOS MUERTOS. El Antiguo Testamento llama al lugar donde van los muertos  seol   (hebreo), y el Nuevo Testamento,  hades (griego). En la Escritura  seol  significa sepulcro.  El significado de hades es similar a seol.

Todos los muertos van a este lugar (Sal 89:48), tantos justos como malos.  Cuando Cristo murió fue  a la tumba (hades, Hech.2:27, 31,  o  seol  (Sal.16:10;  véase Sal.30:3).

Continúa parte5  

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: