Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14 noviembre 2015

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 22-

TRATE BIEN A SU CORAZÓN

HERENCIA

La herencia es un factor muy importante en las enfermedades cardíacas.  Uno no puede elegir sus antepasados, pero el conocimiento de los factores hereditarios puede guiarlo al hacer una sabia planificación de su vida que reducirá los riesgos del ataque cardíaco.

Siendo que la herencia puede agravar los factores de riesgos, el practicar desde temprano en la vida estrictos hábitos saludables, contribuirá grandemente a evitar o minimizar los daños causados por estas enfermedades.

Probablemente el factor hereditario más importante en este sentido es la diabetes.  Esta enfermedad acelera el desarrollo de arterioesclerosis (endurecimiento de las arterias) y debe ser investigada en todos los casos en que haya aumento de los triglicéridos, obesidad o antecedentes familiares de diabetes.

A menos que los diabéticos se controlen cuidadosamente, están mucho más expuestos que los no diabéticos a padecer de ataques cardíacos y otras enfermedades del sistema circulatorio.

Actualmente los médicos pueden hacer exámenes especiales (prueba de tolerancia a la glucosa) que permiten descubrir la diabetes latente (que aún no tiene síntomas).

Si estas situaciones pueden ser detectadas y tratadas precozmente, es posible evitar en gran medida los padecimientos causados por la arterioesclerosis.

LAS TENSIONES Y LA HIPERTENSION ARTERIAL

¿Qué efecto producen las tensiones? Definitivamente tienen su influencia en el origen de las enfermedades cardíacas. Algunos investigadores sostienen que existe una “personalidad hipertensiva “; es el individuo que actúa compulsivamente en su ambición de progreso y es rígido en su autodisciplina.

En sus esfuerzos por alcanzar el éxito crea tensiones que aumentan su frecuencia cardíaca y elevan su presión arterial.  El corazón bombea más sangre hacia el árbol arterial, pero las arterias más finas se contraen y estrechan, por lo que la presión de la sangre aumenta.

Hay una relación directa entre la hipertensión arterial y las enfermedades cardíacas. El aumento de la presión  de la sangre recarga el corazón, y si esta situación no se la controla, termina por producir serios daños.

Hoy día existe tratamiento adecuado para controlar casi todas las formas de hipertensión arterial y el cuidado preventivo en esta área ya ha logrado un efecto favorable en las estadísticas referentes a las enfermedades cardíacas.

Las tensiones excesivas no solamente pueden elevar la tensión arterial sino que además afectan los mecanismos de la coagulación sanguínea y aumentan los niveles de colesterol.

Las tensiones pueden actuar de dos modos diferentes.  Las tensiones destructivas pueden abrir la puerta a las enfermedades cardíacas, pero otras clases de tensiones pueden ser usadas para mantener la salud.

Por el contrario vemos personas que trabajan largas horas bajo tensión y pensamos que son candidatos al ataque cardíaco, sin embargo gozan de perfecta salud debido a que disfrutan de su trabajo y encuentran saludables vías de escape para sus frustraciones.

Han aprendido a manejar sanamente sus tensiones. El secreto es conocer el nivel de tensión con el cual podemos convivir saludablemente y encontrar  vías de escape adecuadas para aliviar los excesos de tensión.

UN CORAZÓN SANO

La vida puede ser mucho más satisfactoria si uno vive con un corazón sano.  Y ésto no es un sueño imposible si se comienza temprano en la vida, corrigiendo los hábitos malsanos.

Pero aún si la enfermedad ya se ha iniciado, todavía hay esperanza. Personas que han tenido infarto del miocardio, pero luego han adoptado estrictamente los hábitos de vida que hemos señalado, han continuado viviendo plenamente su vida por muchos años.

No es fácil efectuar cambios, especialmente con hábitos de comida y bebida.  Se requiere una firme y decidida autodisciplina para lograr el éxito.  Pero las recompensas son grandes y cualquiera puede disfrutarlas si lo decide.

PRESCRIPCIONES PARA UN CORAZÓN SANO

  1. Hágase un examen médico anual incluyendo un electrocardiograma de esfuerzo (ergometría) y un análisis de sangre para determinar glucosa, colesterol y triglicéridos.
  2. Absténgase de usar alimentos con alto contenido de colesterol y grasa de origen animal. Disminuya al mínimo el consumo de azúcar.
  3. Cene lo más temprano posible.
  4. Haga ejercicios físicos en forma regular (evite los esfuerzos físicos excesivos realizados esporádicamente).
  5. Evite los períodos prolongados de tensión emocional y de ansiedad. Busque vías de salidas activas y saludables para sus tensiones.
  6. Mantenga su peso normal.
  7. Evite toda clase de estimulantes como el café, té, yerba mate, etc.
  8. Absténgase del uso del tabaco y del alcohol.

Read Full Post »

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 21-

TRATE BIEN A SU CORAZON

HABITOS PERJUDICIALES

HABITOS ALIMENTARIOS

Por miles de años nuestros antepasados arrancaban su sustento de la tierra, trabajando duramente para obtener su alimento.  Pero actualmente en muchos países altamente desarrollados se produce abundancia de alimento para la mayor parte de la población con muy escaso esfuerzo físico.

Esto explica por qué en estos mismos países miles de víctimas de ataques cardiacos son sepultados cada día.  La sobrealimentación es en gran medida responsable de esta alta mortalidad, porque es capaz de producir por sí sola varios de los factores de riesgo, entre ellos:

Peso excesivo, aumento del colesterol en la sangre y aumento de otros lípidos (grasas) de la sangre.

El exceso de peso, por sí solo, puede aumentar el riesgo de muerte por ataque cardíaco. Cuanto mayor el grado de obesidad, mayores los riesgos.

El colesterol es una sustancia grasa que también permite identificar a las personas con alto riesgo de ataque cardíaco. En efecto, hombres entre 30 y 60 años de edad con niveles de colesterol mayores de 250 (250 mg. por 100 cm. de sangre) tienen en promedio cuatro veces más ataques cardíacos que los hombres de la misma edad con niveles de colesterol de 200 o menos.

Aunque el colesterol en pequeñas cantidades es necesario en el organismo para varias funciones biológicas, el promedio de la población en los países sobrealimentados tiene cantidades demasiado altas debido a su tipo de alimentación y a su inactividad física.

Entre los alimentos que producen estos altos niveles  de colesterol en la sangre se encuentran: las grasas de origen animal, la carne, los huevos y los derivados de la leche (mantequilla, queso, y crema)

Los triglicéridos de la sangre cuando están aumentados por encima de sus valores normales también contribuyen a aumentar los riesgos de ataque cardíaco.

Esta condición se encuentra frecuentemente en los diabéticos y en personas predispuestas a esta enfermedad. Tanto los hombres como las mujeres con niveles altos de triglicéridos tienen triplicados los riesgos de padecer de ataques cardíacos.

Las proteínas y lo hidratos de carbono también pueden contribuir a elevar los lípidos o grasas de la sangre si se los come en exceso.

Se ha comprobado que la sacarosa o azúcar común de mesa contribuye a elevar los lípidos sanguíneos. El azúcar provee calorías vacías que el organismo transforma en grasas, las cuales a su vez pueden elevar las grasas o lípido de la sangre sino son rápidamente quemadas por el ejercicio.

Muchos de los postres de los cuales disfrutamos son mayormente azúcar.  Un postre con helados contiene 25 cucharaditas de azúcar. Una porción de pastel de manzana puede contener hasta 15.

Pero los alimentos que contienen grasas saturadas y colesterol son tan peligrosos como los alimentos azucarados. El queso mantecoso contiene un 40% de grasas ricas en colesterol.

Los cardiólogos han llegado a la conclusión de que deberíamos comer más de 300mg. de colesterol por día, es decir la cantidad contenida en un huevo. Pero el promedio de la población en los países sobrealimentados ingiere más de 600mg. de colesterol por día.

La cafeína es un alcaloide que se encuentra en el café, el té, la yerba mate, y otros vegetales.  Tiene un poderoso efecto sobre el organismo, especialmente sobre el sistema nervioso y sobre el aparato digestivo y circulatorio. Su consumo obliga al organismo a funcionar aunque esté cansado y necesite reposo.

Acelera los latidos del corazón, hace subir la presión de la sangre, e intensifica la actividad de ciertas zonas del cerebro.  Este efecto estimulante es seguido por una depresión de las mismas funciones que antes se habían visto estimuladas. Esta depresión persiste en ciertos casos hasta 24 horas o más del consumo de té, café o mate.

En términos familiares diríamos que cada taza de bebida que contenga cafeína (esto incluye las bebidas gaseosas tipo Coca-Cola) es un verdadero latigazo que le propinamos al sistema nervioso.

Lo obligamos a trabajar más allá de lo prudente, y le negamos el descanso que necesita.  Si este abuso se repite durante varios años, sus efectos se irán acumulando, y el resultado será: arteriosclerosis, hipertensión, úlceras, cáncer y envejecimiento prematuro.

HERENCIA

Continúa en parte 22

Read Full Post »

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 20-

 TRATE BIEN A SU CORAZON

HABITOS PERJUDICIALES

EL HABITO DE FUMAR

El fumar tiene una estrecha relación con las enfermedades cardiovasculares.  Las personas que fuman un paquete de cigarrillos por día tienen aumentado entre dos y tres veces el riesgo de ataques cardíacos con respecto a los no fumadores.

Los que fuman dos paquetes de cigarrillos o más, tienen casi seis veces más riesgos. El fumar produce espasmos que reducen el calibre del árbol arterial.  Esto disminuye la provisión de sangre que llega a las extremidades y a los órganos vitales internos.

El fumar también produce un aumento en la coagulabilidad sanguínea, que puede llegar a ser hasta tres y medio minutos más rápida que la normal. Este efecto contribuya a agravar los trastornos circulatorios ya existentes en el corazón y en otras partes del cuerpo, favoreciendo la formación de coágulos que pueden llegar a obstruir totalmente la luz de los vasos sanguíneos.

FALTA DE EJERCICIO

La falta de ejercicio también contribuye a producir enfermedades cardíacas. Nuestros antepasados caminaban varias horas en el curso de un día de trabajo, especialmente en el campo.

Las mujeres lavaban la ropa a mano, amasaban el pan, y sacaban agua del pozo a balde o con bomba de mano.  No existían las comodidades que reemplazan el esfuerzo humano con máquinas movidas por electricidad o gasolina.

Todo lo que se realizaba era en base al trabajo muscular.  En cambio hoy, a veces nos parece un gran esfuerzo llevar los paquetes de alimento desde el auto hasta la cocina.

¿Quisiera usted saber si está haciendo suficiente ejercicio o no? Hay dos formas muy simples de saberlo: Controlando su peso y su pulso.

Primeramente vaya a una balanza y pésese.  Si usted tiene un 20% más de sobrepeso, sus riesgos de ataque cardíaco pueden duplicarse. Aún unos pocos kilos de sobrepeso pueden aumentar estadísticamente los riesgos de ataque cardíaco.

Controle su pulso contando cuantas veces late su corazón en un minuto mientras usted está sentado en reposo.  Si su pulso es de 85 o más, en vez de 70 o menos sus riesgos están triplicados.

Otra prueba importante, es determinar la capacidad vital de sus pulmones. Su médico puede hacerlo.  Si usted no tiene otra enfermedad pulmonar, la disminución  de su capacidad vital puede ser el resultado de la falta de ejercicio físico.

Si usted fracasa en dos de las tres pruebas mencionados sus riesgos de padecer un ataque cardíaco están seriamente aumentados, pero un programa adecuado de ejercicio físico puede corregir estos factores y brindarle más seguridad a su corazón.

HABITOS ALIMENTARIOS

Continúa en parte 21

 

Read Full Post »

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 19-

TRATE BIEN A SU CORAZÓN

Pedro  había sufrido tres ataques cardíacos en cinco años. Después de cuatro semanas de internación en cuidado intensivo, con un marcapaso para regular su corazón, y con su insuficiencia renal, no tuvo remedio.

¿Conoce usted a alguien que sufre del corazón? ¿Qué se puede hacer? ¿Hay alguna esperanza de recuperación?

Cada año millones de personas son víctimas de ataque cardíacos y más de la mitad de ellas muere como consecuencia. El 20% muere dentro de las tres primeras horas de ocurrido el ataque.

La mayoría son hombres en la plenitud de su capacidad y experiencia, que son arrebatados a su familia y a su comunidad cuando más se los necesita.

Los ataques cardíacos y las enfermedades del sistema circulatorio constituyen la más frecuente causa de muerte.  Aún más frecuente que el cáncer.

Todos moriremos algún día, pero son muchos los que mueren antes de tiempo, y los que sobreviven a un primer ataque demasiado a menudo quedan incapacitados.

Estas estadísticas son alarmantes; sin embargo, los especialistas médicos tienen optimismo. Ellos creen que es posible prevenir los ataques cardíacos

En efecto la ciencia médica actualmente ya posee conocimiento suficiente para prevenir o posponer la mayor parte de los ataques cardíacos si la gente tan sólo  pusiera en práctica lo que se sabe al respecto.

Fue recién después del primer ataque al corazón de Pedro que su familia se interesó en la prevención de los ataques cardíacos.

¿Qué es realmente un ataque al corazón? ¿Cuáles son sus causas? ¿Qué puedo hacer para evitarlo? ¿Qué posibilidades tengo de sufrir igual que Pedro, un ataque cardíaco al llegar a los 49 años? ¿Qué cambios en mis hábitos de vida contribuirán a prevenir las enfermedades cardíacas en mi caso?

La mayor parte de los ataques cardíacos son lo que los médicos llaman “infarto del miocardio”. Esta clase de ataque cardíaco ocurre cuando las arterias del propio corazón, llamadas arterias coronarias, se estrechan gradualmente por depósitos de grasa.

Estas sustancias se depositan en el interior de las paredes arteriales causando una reducción progresiva de la luz de la arteria e impidiendo que la sangre portadora de oxígeno llegue al músculo cardíaco en cantidad adecuada para suplir las necesidades de una función normal.

Finalmente un coágulo sanguíneo o una placa de ateroma (trozo suelto de un depósito graso) viene y obstruye el vaso en forma total.  Entonces la parte del corazón irrigada por esa arteria sufre las consecuencias de la falta total de oxígeno y una zona del músculo cardíaco muere.

Es decir, ha ocurrido un infarto del miocardio.  Si la arteria obstruida es grande, el área del músculo cardíaco muerto puede ser tan importante como para causar la muerte súbita por síncope cardíaco.

Hay muchos factores que contribuyen a aumentar el riesgo de ataque cardíaco.  Sin duda hay problemas que la medicina no ha logrado dilucidar todavía; pero lo que ya se sabe al respecto sería suficiente para reducir drásticamente los riesgos de ataque cardíaco si se pudiera educar y persuadir a la gente para que corrija sus hábitos y cambie su estilo de vida.

HABITOS PERJUDICIALES

Continúa en parte 20

Read Full Post »

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 18-

COMA Y ADELGACE

PELIGROS DEL AZUCAR

Un punto en el cual podemos coincidir plenamente con la dieta baja en carbohidratos es la necesidad de disminuir el consumo de azúcar.  Fueron los cruzados quienes por primera vez introdujeron el azúcar en Europa y durante siglos se vendía por gramos en las farmacias.

En 1750 los europeos consumían un promedio anual de un kilo y medio de azúcar por persona. En once generaciones, nuestro consumo de azúcar ha subido a más de 65 kilos anuales por persona.

 Esta “invasión de azúcar” es más de lo que algunos órganos de nuestro cuerpo pueden soportar. El exceso de azúcar en los alimentos aumenta su contenido calórico con calorías vacías (calorías sin otro valor nutritivo).

Se considera que ésta es una de las causas que explican la alta frecuencia de las enfermedades degenerativas. De modo que lo más saludable es reducir al mínimo el  consumo de carbohidratos refinados.

Los caramelos, las tortas y masas, los fideos y tallarines, el azúcar, los dulces y postres, agregan kilos superfluos a nuestro peso.

Los alimentos ricos en grasas como la manteca, el queso, la crema, los helados, la mayonesa, las papas fritas, y la mayor parte de las carnes, agregan también kilos innecesarios.

No debemos confundir los carbohidratos refinados con los carbohidratos naturales que si necesitamos en nuestra dieta. El pan integral y las papas son buenos alimentos, pero es lo que le ponemos encima lo que nos hace engordar.

ALIMENTOS BAJOS EN CALORÍAS

Ya que las calorías SI tienen importancia, debiéramos comer más alimentos bajos en calorías, tales como:

Apio, Berro, Guisantes, Coliflor, Duraznos, Espárragos, Espinacas, Habas, Jugo de Limón, Lechuga, Nabo, Pepino, Pimientos Verdes, Pomelo, Rabanitos, Remolacha, Repollo, Tomates, Zanahorias, Zapallitos.

Considere el asunto de las calorías como el balance de una cuenta bancaria.  Si usted come más calorías que las que quema con el ejercicio, aumentará el depósito de calorías en su cuerpo y engordará.

Si usted quema con el ejercicio más calorías que las que ingiere, con toda seguridad adelgazará. A fin de bajar de peso en forma segura y progresiva manténgase con una dieta de 1.200 a 1500 calorías diarias.

Incluya en su dieta los alimentos bajos en calorías, Esto le permitirá quedar satisfecho y al mismo tiempo mantener balanceada “su cuenta calórica”. Evite los dulces, las frituras, las pastas tanto como sea posible.

A fin de facilitar el seguimiento de este régimen, mastique bien todos los alimentos, deje las bebidas alcohólicas, no coma fuera de horas, no le agregue sal a las comidas en la mesa y haga una caminata de 10 minutos antes de comer y en cualquier otro momento en que lo asalte el ansia de comer.

Procure bajar medio kilo de peso por semana aunque le lleve 6 meses a un año llegar a su peso ideal. Está probado que el régimen de adelgazamiento lento y progresivo es el más efectivo, el más fácil de realizar y el más saludable.

Recuerde que perder significa ganar. Usted ganará una mayor sensación de bienestar personal y años de vida. Pero aún mejor que una dieta para adelgazar es esta receta para una vida saludable:

“Nunca se exceda en la comida”. Entonces no tendrá que pelear para bajar los kilos de más.

¿CÓMO PODEMOS PREVENIR LAS ENFERMEDADES CARDIACAS?

“Trate Bien a Su Corazón” es la próxima lección, usted no se la querrá perder.

Continúa en parte 19

 

 

Read Full Post »

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 17-

COMA Y ADELGACE

EL PROBLEMA BASICO DEL SOBREPESO

Si usted piensa que la causa básica de su gordura es algún problema psicológico, como podría ser el comer en exceso a modo de compensación por frustraciones o como una forma de hostilidad reprimida, usted sólo tiene razón en parte.

En un libro escrito por el Dr. F.J.Bruno, titulado “Decida adelgazar” el autor recalca la importancia de la fuerza del hábito en mantener la obesidad y asegura que la causa básica del sobrepeso es simplemente el comer excesivamente.

Aún en aquellos raros casos donde el problema reside en las “glándulas” o el metabolismo, el tratamiento de la obesidad sigue siendo, básicamente, comer menos.

Generalmente las glándulas que funcionan en forma indebida cuando una persona engorda, son las glándulas salivares.  Y si alguien hereda algo que contribuya a su obesidad es probablemente la forma de comer, además de una cantidad de recetas sobrecargadas  de calorías.

El Dr. Bruno mira con recelo a las píldoras para adelgazar, a las dietas de adelgazamiento rápido, al ayuno total y al concepto de que “las calorías no tienen importancia”.

El sostiene que los resultados de tales tratamientos rara vez son permanentes.  Su método de dirigir el proceso de adelgazamiento es tal vez el más difícil de todos porque implica usar la fuerza de voluntad.

Nos dice que el hombre es más que un simple animal y que por consiguiente puede pensar inteligentemente y decidir el control de sus instintos a fin de cultivar hábitos saludables. Si usted desarrolla esta clase de actitud mental, usted podrá realmente dirigir su adelgazamiento.

Desconfíe de cualquiera que prometa demasiado. “Coma todo lo que quiera y adelgace”, dicen muchos libros que por eso se venden a millares.  Pero tales dietas son generalmente un fracaso y pueden ser peligrosas para la salud.

Han surgido una cantidad de dietas que prometen adelgazamiento solamente con suprimir los hidratos de carbono, sin preocuparse por las calorías, y permitiendo comer tanto como se quiera carnes y grasas.

Los especialistas en nutrición no aceptan esta teoría a la que consideran simplemente como un paraíso de fantasía, especial para los gordos, donde éstos podrían adelgazar comiendo todo lo que quisieran de cualquier cosa con tal que no contenga carbohidratos.

Experimentos realizados en Suecia demuestran que las personas que siguen un régimen con exceso de proteínas y escasos carbohidratos tienen menos resistencia física.

Pero lo más importante de todo al emprender un régimen para bajar de peso, es seguir una dieta equilibrada que nos permita vivir normalmente y que podamos continuar por toda la vida.

PELIGROS DEL AZUCAR

Continúa en parte 18

Read Full Post »

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 16-

COMA Y ADELGACE

IMPORTANCIA DEL EJERCICIO

La batalla contra el exceso de peso no puede ser ganada si tenemos una mano atada a la espalda.  Necesitamos las dos manos: dieta y ejercicio. Algunos que hacen dieta se desaniman al pensar en la cantidad de ejercicio que deben hacer para quemar bastantes calorías como para bajar de peso.

Por ejemplo, usted tiene que andar en bicicleta por más de una hora para quemar las calorías ganadas al beber un vaso de leche con crema. Y a fin de perder medio kilo de grasa, tendría que caminar a paso vivo durante 16 horas.

Pero el hecho es que no tenemos que perder tanto peso a la vez.  Combinando una reducción de 300 calorías diarias en nuestra dieta y aumentando nuestra actividad física para quemar 200 calorías adicionales cada día, podemos perder medio kilo de peso por semana ya que como lo señaláramos anteriormente, 3500 calorías equivalen a ½ kilo.

Usted descubrirá donde están estas calorías cuando vea el menú de un almuerzo con y sin aderezos.  Hay otra ventaja en el ejercicio que todavía intriga a los científicos ocupados en investigar los mecanismos del control del apetito.

Ellos creen que no se trata de una sensación de “estómago lleno” sino que hay un mecanismo de control del apetito en nuestro cerebro localizado en el hipotálamo, que indica cuando hemos comido suficiente. 

Los estudios efectuados en este sentido indican que en muchas personas obesas el mecanismo de control no funciona en forma efectiva, como sucede con las personas de peso normal.

Una forma de ayudar a nuestro mecanismo de control del apetito a funcionar normalmente, es evitando tragar demasiado pronto la comida.  Coma más lentamente, saboree más sus alimentos, deje a propósito su tenedor por momentos mientras participa de la conversación en la mesa.

También se ha comprobado aunque todavía no se ha explicado satisfactoriamente, que el mecanismo de control sólo funciona bien en las personas activas.

Si nosotros aumentamos nuestra dosis diaria de ejercicios físicos, finalmente comeremos menos.  Por supuesto, un aumento brusco de nuestra actividad física, puede producir un deseo de comer más, sobre todo al comienzo.

En estos días cuando usamos tantas máquinas que nos ahorran trabajo y tantos medios mecánicos de transporte, la mayor parte de nosotros necesita inventar formas de hacer ejercicio en cantidad adecuada.

El ejercicio no debe ser extenuante, pero a fin de controlar nuestro peso, el ejercicio debe ser vigoroso y cotidiano.

EL PROBLEMA BASICO DEL SOBREPESO

Continúa en parte 17

Read Full Post »