Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 julio 2011

ALIMENTACION PARA EL PUEBLO DE DIOS –DIOS SIEMPRE NOS PROVEE-parte 33-

EL AZÚCAR, LOS DULCES, LOS POSTRES, LA SAL Y LOS CONDIMENTOS

LOS ENCURTIDOS

“Los pasteles de carne  y los encurtidos, que nunca debieran hallar cabida en un estómago  humano, proporcionarán una sangre de pésima calidad”. “Las ensaladas se preparan con aceite y vinagre, y ésto produce fermentación en el estómago, y el alimento no se digiere sino que se descompone o entra en putrefacción; como consecuencia la sangre no resulta nutrida, sino que se llena de impurezas, y aparecen dificultades en el hígado y los riñones”. (CRA. pág.. 411/2).

EL VINAGRE:

Es costumbre usar este articulo especialmente con las ensaladas.  El efecto es muy dañino.  Impide que el alimento sea bien digerido, por lo que hace que entre en descomposición y putrefacción.  Causa problemas en el hígado y los riñones y se ha descubierto últimamente que es uno de los mayores degeneadores de las arterias.

El vinagre es sólo un artículo vicioso.  No contiene alimento alguno ni causa el menor bien.  Es sólo una complacencia dañina del apetito.  Al abandonarlo usted notará que parece que le hace falta.  Esto prueba que es un articulo que forma hábito, como el cigarrillo o el alcohol. No crea ni por un momento que el organismo realmente lo necesita.

SUSTITUTOS DEL VINAGRE

JUGO FRESCO DE LIMÓN: Este jugo añade vitaminas y minerales a la dieta y es completamente inofensivo.

ADEREZOS: Si se encuentran otros sabores agradables en las comidas, no se echará de menos el vinagre.

JUGOS DE FRUTAS ÁCIDAS: Estos se usan especialmente para recetas que recomiendan el uso del vinagre.

BICARBONATO Y POLVO DE HORNEAR

“El uso de soda de leudar, o polvos de hornear, en la elaboración del pan es nocivo e inútil.  La soda inflama el estómago, y a veces envenena todo el organismo.  Muchas cocineras se figuran que no pueden hacer un buen pan sin soda, pero ésto es un error.  Si quisieran tomarse la molestia de aprender mejores métodos, se pensaría más sano,  y también más sabroso para un paladar normal (CRA. pág.. 408).

IRRITANTES DEL ESTOMAGO

Si usted desea conservar su salud o recuperarla si es que la ha perdido, es de suma importancia que tenga en cuenta que debe evitar todo irritante del estómago.  No importa que problema digestivo tenga usted, se sentirá mucho mejor si empieza por eliminar los irritantes del estómago.

  1. Vinagres y cualquier alimento preparado con vinagre, encurtidos, mayonesas comerciales, salsas fermentadas, salsas muy condimentadas, etc.  Los alimentos ahumados o preparados a base de nitritos son irritantes. No los debemos consumir.

  2. Cualquier alimento que para su preparación debe pasar por un proceso de fermentación o putrefacción.  Por ejemplo: salsas, quesos duros o añejos, etc.

  3. Productos estimulantes como: canela, clavos, mostaza, nuez moscada, pimienta, chiles picantes, etc., irritan las paredes del sistema digestivo.

  4. Son también irritantes el bicarbonato de soda, polvos de hornear, harinas leudadas y todo producto de panadería hecho con ellos.  Evite también comer mucha sal en las comidas.

  5. Bebidas a base de café, chocolate o té negro o chino, afectan la mucosa gástrica.

Read Full Post »

ALIMENTACION PARA EL PUEBLO DE DIOS –DIOS SIEMPRE NOS PROVEE-parte 32-

EL AZÚCAR, LOS DULCES, LOS POSTRES, LA SAL Y LOS CONDIMENTOS

LOS CONDIMENTOS–parte 3-

“Las personas que han complacido su apetito para comer libremente carnes, salsas muy condimentadas, y varias clases de tortas y dulces recargados, no pueden disfrutar inmediatamente de un régimen sencillo, sano y nutritivo.  Su gusto está tan pervertido que no tienen apetito por el régimen sano de frutas, pan sencillo y verduras.  No pueden esperar que desde el comienzo puedan encontrarle sabor agradable a los alimentos tan diferentes a aquellos que han estado consumiendo.

Con toda la preciosa luz que continuamente nos ha sido dada mediante las publicaciones sobre salud, no nos conviene vivir vidas descuidadas e indiferentes, comiendo y bebiendo como nos place, y complaciéndonos en el uso de estimulantes, narcóticos y condimentos.  Tomemos en cuenta el hecho de que tenemos un alma que salvar o perder, y que es de vital consecuencia la forma en que nos relacionamos con el asunto de la temperancia.

Es de vital importancia que individualmente desempeñemos bien nuestra parte, y tengamos una comprensión inteligente de los que debemos comer y beber, y de cómo debemos vivir para preservar la salud.  TODOS están siendo probados para ver si aceptan los principios de la reforma pro-salud o siguen una conducta de indulgencia propia.

Enseñemos a nuestros hijos a aborrecer los estimulantes. Son muchos los que ignorantemente fomentan en ellos el apetito por estas cosas.  A medida que crecen, aprenden a depender más y más de estas cosas, hasta que poco a poco quedan vencidos, y son arrastrados a la deriva y finalmente…” (CRA.pág.406).

“Pero no es ésta la única manera en que el apetito es pervertido y transformado en una trampa.  Muchas veces el alimento es de tal índole que excita un deseo por bebidas alcohólicas. Se presentan delante de los niños platos elaborados: alimentos condimentados, salsas sabrosas, tortas y pasteles. Estas comidas demasiadas condimentadas irritan el estómago y crean un deseo de estimulantes cada vez más fuertes…el próximo paso será encontrar a los hijos en la calle aprendiendo a fumar”. (CRA. pág. 276).

Aunque muchos condimentos no faltan en la dieta diaria, la voz de la salud nos impone la obligación de hacer una diferencia entre ellos y también dar una palabra de alerta.  Entre los males que causan se cuentan:

  • Son irritantes del estómago, de los intestinos y del sistema génito-urinario.
  • Causan nerviosismo.
  • Degeneran el gusto quitando el placer por la comida sencilla.
  • Producen el deseo de bebidas fuertes. 
  • Excitan las pasiones sexuales.
  • Estimulan el comer en exceso.
  • Producen languidez.
  • Agrian el temperamento.
  • Anublan la mente.
  • Estimulan a beber mucho líquido con las comidas  inmediatamente después de haber comido.
  • Producen hipertensión y otros problemas de salud.

Entre los condimentos dañinos para el organismo podemos citar:

Pimienta, canela, clavo de olor, jengibre, vinagre, mayonesas comerciales, chile picante, mostaza, especias y encurtidos, nuez moscada, achiote preparado, comino, etc.

COMO REEMPLAZAR ESTOS CONDIMENTOS

Podemos reemplazar muy bien estos condimentos fuertes y nocivos por otros naturales que benefician mucho y dan buen sabor a la comida. Entre ellos tenemos:

CONDIMENTOS PARA RECETAS CON SAL:

Tomillo, laurel, perejil, romero, apio, orégano, yerbabuena, cebollín, cilantro, pimiento, cilantro de la habana o piquito, bledos, verdolaga, cebolla, ajo, tomate, chile dulce, ajonjolí, cacahuate, nueces, coco, albahaca, epazote, jugo de limón, jugo de verduras, etc.

CONDIMENTOS PARA RECETAS DULCES:

Yerbabuena, albahaca, mejorana, toronjil, menta, manzanilla, hojas de naranjo o ralladura de limón o naranja, jugos de fruta, coco, ajonjolí, cacahuate, nueces, hinojo, anís, zacate de limón, vainilla natural, etc.

Muchos de estos condimentos  se pueden preparar en casa.  Basta secarlos, molerlos, y preservarlos en frascos. Algunas personas hasta los cultivan cerca de la cocina y así lo tiene frescos cuando lo necesitan. No es cosa difícil tener mata de albahaca, hinojo, manzanilla, yerbabuena, etc., a la mano.  Se pueden tener hasta en macetas y entonces cumplen muy bien la función de plantas ornamentales.

 

Read Full Post »

ALIMENTACION PARA EL PUEBLO DE DIOS –DIOS SIEMPRE NOS PROVEE-parte 31-

EL AZÚCAR, LOS DULCES, LOS POSTRES, LA SAL Y LOS CONDIMENTOS

LOS CONDIMENTOS–parte 2-

“Nuestras mesas deben tener solamente los alimentos más sanos, que estén libres de toda sustancia irritante.  El apetito de bebidas alcohólicas resulta estimulado por la preparación de alimentos con condimentos y especias.  Estas cosas causan un estado febril en el organismo, y el cuerpo exige beber para aliviar la irritación.  Los platos muy sazonados con sal y pimienta, producen una sed casi intolerable. 

Irritan e inflaman la delicada membrana estomacal.  Tal es la clase de alimentos comúnmente servidos en mesas, y dados a niños.  Estos tienen el efecto de causar nerviosidad y crear sed, una sed que el agua no puede apagar.  Los alimentos deben prepararse de una manera tan sencilla como sea posible, libres de condimentos y especias, y aún de una cantidad indebida de sal”. (CRA. pág. 404).

“Se colocan platos suculentos ante los niños: alimentos con especias, salsas concentradas, tortas y pasteles.  Estos alimentos muy sazonados irritan el estómago, y hacen que éste reclame estimulantes aún más fuertes.  El apetito es tentado con alimentos inadecuados, de los cuales se permite a los niños participar libremente y cuando llegan a tener doce o catorce años son dispépticos confirmados.

Tal vez hemos visto la ilustración del estómago de una persona adicta a las bebidas fuertes, una condición similar se produce por la influencia irritante de las especias fuertes.  Teniendo el estómago en tal estado, se exige algo más para hacer frente a las exigencias del apetito, algo más fuerte, y aún más fuerte.

Hay una clase de personas que profesan creer la verdad, que no usan tabaco, té ni café, y sin embargo son culpables de gratificar el apetito de una manera distinta.  Exigen carnes preparadas en forma muy sazonada, con salsas concentradas, y su apetito ha llegado a pervertirse tanto que no puede satisfacerse ni siquiera con la carne, a menos que se la prepare de la manera más perjudicial. 

El estómago queda afiebrado, los órganos digestivos son sobrecargados, y sin embargo el estómago trabaja arduamente para deshacerse de la carga que se le impuso.  Después que el estómago ha realizado esta tarea, está agotado, lo cual produce languidez. Aquí muchas personas resultan engañadas, y piensan que es la falta de alimento lo que determina esa condición, y sin dar al estómago un tiempo de descanso, toman más alimentos, los cuales momentáneamente quitan la languidez.  Y cuanto más se complazca el apetito, tanto más exigirá gratificación”. (CRA. pág.405).

“Las especias al comienzo irritan la delicada mucosa del estómago, pero por fin destruyen la sensibilidad natural de ese delicado órgano.  La sangre se afiebra, las propensiones animales se despiertan, mientras que las facultades morales e intelectuales se debilitan, y las personas se hacen siervas de las pasiones bajas. Las madres deben estudiar como establecer un régimen alimenticio sencillo y sin embargo nutritivo para su familia.

Las personas que han complacido su apetito para comer libremente carnes, salsas muy condimentadas, y varias clases de tortas y dulces recargados, no pueden disfrutar inmediatamente de un régimen sencillo, sano y nutritivo.  Su gusto está tan pervertido que no tienen apetito por el régimen sano de frutas, pan sencillo y verduras.  No pueden esperar que desde el comienzo puedan encontrarle sabor agradable a los alimentos tan diferentes a aquellos que han estado consumiendo.

Enseñemos a nuestros hijos a aborrecer los estimulantes. Son muchos los que ignorantemente fomentan en ellos el apetito por estas cosas.  A medida que crecen, aprenden a depender más y más de estas cosas, hasta que poco a poco quedan vencidos, y son arrastrados a la deriva y finalmente…”. (CRA. pág. 406).

Continúa en parte 32

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: