Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 julio 2010

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 121-

 

 

LA HIGIENE MENTAL. El que cultiva la sencillez en todos sus hábitos, reprimiendo el apetito y controlando las pasiones, puede preservar la fortaleza, la actividad y el vigor de sus facultades mentales. –parte 3-

EVITEMOS LAS PRÁCTICAS QUE DEBILITAN: Toda costumbre que tiende a debilitar la fuerza física o mental incapacita al hombre para el servicio a su Creador.

COMO CONSERVAR LAS FACULTADES MENTALES: El que cultiva la sencillez en todos sus hábitos, reprimiendo el apetito y controlando las pasiones, puede preservar la fortaleza, la actividad y el vigor de sus facultades mentales. 

Estas estarán prontas para recibir cualquier cosa que demande pensamiento o acción, serán agudas para discriminar entre lo santo y lo impío, y estarían listas para ocuparse de todo lo que sea para la gloria de Dios y el beneficio de la humanidad.

LA CORRIENTE ELECTRICA AFECTA LOS PODERES VITALES: La inacción física no sólo disminuye el poder mental, sino también el moral. Los nervios del cerebro, que conectan todo el organismo, constituyen el medio por el cual el cielo se comunica con el hombre y afecta la vida íntima. 

Todo lo que perturbe la circulación de la corriente en el sistema nervioso, debilitando así las facultades vitales y disminuyendo la sensibilidad mental, dificulta la tarea de despertar la naturaleza moral.

PENSAMIENTO INDEPENDIENTE Y DISCRIMINACION MORAL: La educación que consiste en adiestrar la memoria tiende a desalentar la reflexión personal, ejerce una influencia moral que se aprecia demasiado poco. Al renunciar a la facultad de razonar y juzgar por sí mismo, se incapacita para distinguir la verdad y el error, y es fácil presa del engaño. No cuesta inducirlo a seguir la tradición y la costumbre.

PREPARADOS PARA LOGRAR LA MÁS ELEVADA EFICIENCIA: Tanto las facultades físicas como las mentales, con sus afectos, deben ser preparadas para alcanzar la más elevada eficiencia.

EL ESTUDIO DE LA NATURALEZA FORTALECE EL CARÁCTER: En estas lecciones que se obtienen directamente de la naturaleza hay una sencillez y una pureza que las hace del más elevado valor. Todos necesitan las enseñanzas que se han de sacar de esa fuente. Por sí misma, la hermosura de la naturaleza lleva al alma lejos del pecado y de las atracciones mundanas y la guía hacia la pureza, la paz y Dios.

Demasiado a menudo las mentes de los estudiantes están ocupadas por las teorías y especulaciones humanas, falsamente llamadas ciencia y filosofía.  Necesitan ponerse en íntimo contacto con la naturaleza.  Aprendan ellos que la creación y el cristianismo tienen un solo Dios.  Sean enseñados a ver la armonía de lo natural con lo espiritual. 

Conviértase todo lo que ven sus ojos y tocan sus manos en una lección para la edificación del carácter.  Así las facultades mentales serán fortalecidas, desarrollado el carácter, y ennoblecida la vida toda.

EL ESTUDIO DE LA BIBLIA DA PODER A LA MENTE: Los que desean ardientemente obtener conocimiento para ser una bendición a sus semejantes, recibirán ellos la bendición de Dios.  Mediante el estudio de su Palabra sus facultades mentales serán despertadas a una actividad fervorosa. Se producirá una expansión y un desarrollo de las facultades y la mente adquirirá poder y eficiencia.

LA CONVERSIÓN ELIMINA LAS TINIEBLAS DE LA IGNORANCIA: En la Biblia se revela la voluntad de Dios.  Las verdades de la Palabra de Dios son la expresión del Altísimo.  El que convierte esas verdades en parte de su vida llega a ser en todo sentido una nueva criatura. No se recibe nuevas facultades mentales; en cambio, desaparecen las tinieblas que debido a la ignorancia y el pecado entenebrecían su entendimiento.

“Te daré un corazón nuevo” quiere decir: “Te daré una mente nueva”.  Al cambio de corazón lo acompaña siempre una clara convicción del deber cristiano, y la comprensión de la verdad.  El que con oración da atención estricta a las Escrituras tendrá conceptos claros y juicios sanos, como si al volverse hacia Dios hubiera alcanzado un plano superior de inteligencia. (Elena White) 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 120-

 

 

LA HIGIENE MENTAL. Los hábitos físicos correctos promueven la superioridad mental.  El poder intelectual, la fuerza física y la longevidad dependen de leyes inmutables. –parte 2-

EL DESARROLLO COMO RESULTADO DEL ESFUERZO: Debe enseñarse a los niños que el desarrollo de las facultades mentales como de las físicas depende de ellos; es el resultado del esfuerzo.

LEYES INMUTABLES: Los hábitos físicos correctos promueven la superioridad mental.  El poder intelectual, la fuerza física y la longevidad dependen de leyes inmutables.

LA MENTE SE FORTALECE CUANDO SE LA TRATA CORRECTAMENTE: Los que desempeñan cargos de confianza deben hacer diariamente resoluciones de gran trascendencia.  A menudo deben pensar con rapidez, y ésto sólo pueden hacerlo con éxito los que practican la estricta templanza.  La mente se fortalece con las facultades físicas e intelectuales.  Si el esfuerzo no es demasiado grande, cada nueva tarea añade nuevo vigor. 

No obstante, muchas veces el trabajo de los que tienen planes de acción importantes que estudiar y decisiones no menos importantes que tomar, queda afectado por un régimen alimentario impropio. El desarreglo del estómago perturba la mente.  A menudo causa irritabilidad, aspereza e injusticia. 

Más de un plan de acción que hubiera podido ser beneficioso para el mundo se ha desechado; más de una medida injusta, opresiva y aún cruel ha sido llevada a cabo en consecuencias de un estado morboso provenientes de hábitos dietéticos erróneos.

HAY QUE EVITAR EL EXCESO DE TRABAJO: Muchas personas tienen su salud quebrantada debido a la presión de las cargas que llevan. Esto no tiene porque ser así.  Dios desea que recordemos que somos mortales.  No debemos mantenernos bajo tal presión que nuestras facultades físicas y mentales lleguen a agotarse.  Se necesitan más obreros a fin de quitar algunas de las cargas de los que ahora las soportan pesadamente.

VIVIENDO DOS AÑOS EN UNO SOLO: Al estudiante que desea realizar en un año el trabajo de dos años, no se le debe permitir.  Pretender realizar un doble trabajo significa, para muchos, recargar en exceso la mente y descuidar el ejercicio físico. No es razonable suponer que la mente puede asimilar una provisión excesiva de alimento mental; y recargar la mente es un pecado tan grande como recargar los órganos digestivos.

EL ESTUDIO EXCESIVO DEBILITA EL DOMINIO PROPIO: El exceso de estudio, al incrementar la afluencia de sangre al cerebro, produce una excitación enfermiza que tiende a debilitar el dominio propio, y con demasiada frecuencia da lugar al impulso o al capricho. De ese modo se abre la puerta a la impureza. 

El uso indebido o la falta de uso de las facultades físicas es, en gran medida, la causa de la corriente de corrupción que se extiende por el mundo.  La “soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad” son enemigos tan fatales del progreso humano en esta generación, como cuando causaron la destrucción de Sodoma.

VARIEMOS LOS TEMAS DE LOS PENSAMIENTOS: Cuando se persiste exclusivamente en una determinada línea de pensamiento, a menudo la mente se desequilibra.  Pero pueden emplearse sin peligro todas las facultades si se ejerce equilibrio en el uso de las aptitudes físicas y mentales y si los temas de pensamiento son variados.

EL AIRE IMPURO AFECTA LAS FACULTADES MENTALES: Muchos se quejan continuamente de diversas indisposiciones y sufren a causa de ellas.  Esto ocurre casi siempre porque no trabajan prudentemente ni observan las leyes de la salud. Pasan mucho tiempo dentro de la casa, en habitaciones llenas de aire impuro.

Allí se dedican con ahínco a estudiar o a escribir, sin hacer mucho ejercicio físico y con poco cambio de actividad. Como consecuencia de ello la sangre circula con lentitud y las facultades de la mente se debilitan.

Elena White

Continúa en parte 121

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 119-

 

 

LA HIGIENE MENTAL. Los órganos digestivos, como molino que se hace trabajar sin cesar, se debilitan, se exige la fuerza vital del cerebro, para que auxilie al estómago en su recargo de trabajo, y así las facultades mentales se debilitan. –parte 1-

LAS FACULTADES MENTALES DEPENDEN DE LA SALUD: La salud es una bendición cuyo valor pocos aprecian; no obstante de ella depende grandemente la eficiencia de nuestras facultades mentales y físicas. 

Nuestros impulsos y pasiones tienen su asiento en el cuerpo, y éste debe ser mantenido en la mejor condición física y bajo las influencias más espirituales a fin de dar el mejor uso a nuestras aptitudes.  Todo lo que merma la fuerza física, debilita la mente y la hace menos capaz de discernir entre el bien y el mal.

TODAS LAS FACULTADES PUEDEN SER CULTIVADAS: Muchos no están haciendo la mayor suma de bien, porque ejercitan el intelecto en una dirección y descuidan de dar atención esmerada a aquellas cosas para las cuales piensan que no se adaptan. Dejan así dormir algunas facultades débiles, porque la obra que las ejercitaría, y por consiguiente las fortalecería, no les agrada. 

Deben ejercitarse y cultivarse todas las facultades de la mente.  La percepción, el juicio, la memoria y todas las potencias de raciocinio deben tener igual fuerza a fin de que la mente esté bien equilibrada.

NO DESCUIDEMOS LAS FACULTADES DEBILES: Las facultades más débiles deben recibir cuidadosa atención, a fin de que todas las potencias del intelecto queden bien equilibradas y hagan su parte como una maquinaria bien regulada. Dependemos de Dios para la preservación de todas nuestras facultades. 

En su relación con Dios, los cristianos se hallan en la obligación de educar su mente de manera que todas las facultades queden fortalecidas y se desarrollen más plenamente. Si descuidamos ésto, nunca alcanzarán aquéllas el propósito para el cual fueron destinadas.  Vemos monomaníacos en todas partes.  Con frecuencia son cuerdos acerca de todos los temas menos uno. 

La razón de ello es que un órgano de la mente se ejercitó especialmente mientras se dejó dormir a los demás.  El que estuvo  en constante uso se gastó y enfermó. Si el hombre hubiese ejercitado de igual manera todos los órganos, éstos habrían alcanzado un desarrollo sano; no se habría impuesto todo el trabajo a uno y por lo tanto, ninguno se habría arruinado.

LA MENTE SE ESTIMULA CUANDO TIENE UN PROPOSITO: Deberíamos tener un objetivo, un propósito en la vida.  Si no hay propósito, hay inclinación a la indolencia; pero donde hay en vista un objetivo suficientemente importante, todas las facultades de la mente se pondrán en espontánea actividad.

Para lograr el éxito en la existencia, los pensamientos deben estar permanentemente fijos en el objetivo de la vida, y no se le debe dejar vagar, ni que se ocupen en cosas sin importancia, ni que se satisfagan con una ociosa meditación contemplativa, que es el resultado de esquivar la responsabilidad. Los castillos en el aire depravan la mente.

EL ESTOMAGO SOBRECARGADO DEBILITA LAS FACULTADES MENTALES: Generalmente no se enseña a los niños la importancia de cuándo, cómo y qué deben comer.  Se les permite satisfacer sus gustos a voluntad, comer a toda hora, servirse fruta cuando le da la gana, y ésto, acompañado de pasteles y tortas, pan, manteca, fiambres que consumen constantemente, los vuelve golosos y dispépticos. 

Los órganos digestivos, como molino que se hace trabajar sin cesar, se debilitan, se exige la fuerza vital del cerebro, para que auxilie al estómago en su recargo de trabajo, y así las facultades mentales se debilitan.  El estímulo anormal y el desgaste de las fuerzas vitales los vuelve nerviosos, impacientes, dominados por su voluntad e irritables.  Elena White

Continúa en parte 120

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 118-

 

 

LA FE. Se indican la verdad, la integridad y la pureza como secretos del éxito de la vida. La fe recibe de Dios la vida que es lo único que puede producir crecimiento y eficiencia verdaderos. parte 6-

LA FE OBRA: Cuando miremos el Calvario, no es para tranquilizar nuestras almas en el incumplimiento del deber, no es para disponernos a dormir, sino para crear fe en Jesús, fe que obrará purificando el alma del egoísmo.

Cuando nos aferramos a Cristo por la fe, nuestra obra sólo ha comenzado.  Todo hombre tiene hábitos corruptos y pecaminosos que deben ser vencidos mediante una lucha intensa. A toda alma se le pide que libre la lucha de la fe. 

LE DA FORMA A LA VIDA: La vida es modelada por la fe. Si teniendo la luz y la verdad a nuestro alcance, no procuramos conocerla, de hecho la rechazamos y preferimos las tinieblas a la luz.

LA FE PROMETE ÉXITO: Tendremos éxito si avanzamos por fe, decididos a hacer con inteligencia la obra de Dios. No debemos permitir que nos estorben algunos hombres a quienes les gusta ubicarse en el lado negativo de las cosas, con muy poca fe.

LA FE PURIFICA EL ALMA: Es necesario que tengamos fe, una fe viva, que obre por el amor y purifique el alma.  Debemos aprender a llevarle todo al Señor con sencillez y fe ferviente.  La mayor carga que tenemos que llevar en esta vida es el YO.  A menos que aprendamos a ser mansos y humildes en la escuela de Cristo, perderemos preciosas oportunidades y privilegios en cuanto a llegar a conocer a Jesús. 

El Yo es lo más difícil que tenemos que manejar.  Cuando depongamos nuestras cargas, no nos olvidemos de dejar el yo a los pies de Cristo. Pongámonos en las manos de Jesús, para ser modelados y conformados por El, para que podamos llegar a ser vasos de honra. Nuestras tentaciones, nuestras ideas y nuestros sentimientos deben ser depositados a los pies de la cruz.

Entonces el alma estará lista para escuchar las palabras de la instrucción divina. Jesús nos dará a beber de las aguas que corren por el río de Dios.  Bajo la influencia suavizante y subyugadora del Espíritu Santo, nuestra frialdad y nuestra indiferencia desaparecerán. Cristo será en nosotros, una fuente de agua que salta para vida eterna.

REVELA LOS SECRETOS DEL ÉXITO EN LA VIDA: ¡Cuán fuertes son la verdadera fe y la verdadera oración!  Son como dos brazos por lo cuales el suplicante humano se ase del poder del Amor infinito. La fe consiste en confiar en Dios, en creer que nos ama y sabe lo que es mejor para nuestro bien.  Así en vez de nuestra ignorancia, aceptemos su sabiduría; en vez de nuestra debilidad, su fuerza; en vez de nuestro pecado, su justicia.

Nuestra vida, nosotros mismos, somos ya suyos; la fe reconoce su derecho de posesión, y acepta su bendición.  Se indican la verdad, la integridad y la pureza como secretos del éxito de la vida.  La fe es la que nos pone en posesión de estas virtudes. Todo buen impulso o aspiración provienen de Dios; la fe recibe de Dios la vida que es lo único que puede producir crecimiento y eficiencia verdaderos.  (Elena White )

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 117-

 

LA FE. Por el mismo acto de la mente se recibe la verdad o el error, pero hay una gran diferencia en que creamos la Palabra de Dios o los dichos de los hombres. La fe es confiar en la Palabra de Dios. parte 5-

LA FE ES REAL: Moisés no sólo pensaba en Dios, sino que lo veía.  Dios era la visión constante que tenía delante de sí.  Nunca perdía de vista su rostro. Para Moisés la fe no era una conjetura, sino una realidad.  Creía que Dios regía su vida en particular, y lo reconocía en todos sus detalles. Confiaba en El a fin de obtener fuerza para resistir todas las tentaciones.

FE EN CRISTO, NO EN EL MANTO: Al pasar, ella (la mujer enferma) se adelantó, y alcanzó a tocar apenas el borde de su manto.  En ese momento se dio cuenta de que se había sanado. Su fe tenía como centro, no el manto, sino la Persona que usaba el manto. 

En este toque estaba concentrada la fe de su vida, y al instante su dolor y su debilidad desaparecieron.  Inmediatamente sintió la vibración de una corriente eléctrica que pasaba por cada fibra de su ser, La invadió una sensación de perfecta salud.

“Y enseguida…sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote” (Mar.5:29)

LA FE NO ESTA EN LAS COSAS: No había poder sanador en el manto.  Fue la fe en la Persona que vestía el manto lo que restauró la salud.

LA FE DISCRIMINA: La fe es el medio por el cual la verdad o el error encuentran abrigo en la mente.  Por el mismo acto de la mente se recibe la verdad o el error, pero hay una gran diferencia en que creamos la Palabra de Dios o los dichos de los hombres.

Cuando Cristo se reveló a Pablo y éste estuvo convencido de que estaba persiguiendo a Jesús en la persona de sus santos, aceptó la verdad tal como es en Jesús.  Un poder transformador se manifestó en su mente y su carácter, y llegó a ser un hombre nuevo en Cristo Jesús.  Recibió la verdad tan plenamente que ni la tierra ni el infierno pudieron sacudir su fe.

LA FE ES UN PODEROSO SANADOR: La fe es más poderosa que la muerte para vencer.  Si logramos que los enfermos fijen sus miradas en el poderoso Médico, veremos resultados maravillosos. Esto vivificará tanto al cuerpo como al alma.

EJERCICIO DIARIO DE LA FE: Cada día debemos pelear la buena batalla de la fe.  Debemos ejercer toda nuestra fe, y no confiar en los sentimientos; debemos obrar como si supiéramos que el Señor nos oye y contestará nuestros pedidos y nos bendecirá.

La fe no es un vuelo feliz de los sentimientos; es simplemente confiar en la Palabra de Dios, creyendo que El cumplirá sus promesas porque ha dicho que lo haría.  (Elena White)

Continúa en parte 118

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 116-

 

 

LA FE. Debemos creer que somos elegidos de Dios, para ser salvados por el ejercicio de la fe, a través de la gracia de Cristo y la obra del Espíritu Santo; y debemos alabar y glorificar a Dios… -parte 4-

NO DEBE CONFUNDIRSE LA FE CON LOS SENTIMIENTOS: Muchos tienen ideas confusas acerca de lo que constituye la fe, y viven por debajo de sus privilegios. Confunden sentimientos y fe, y están continuamente angustiados y perplejos, porque Satanás toma toda ventaja posible de su ignorancia e inexperiencia. Debemos aceptar a Cristo como nuestro Salvador personal, o fracasaremos en nuestro intento por llegar a ser vencedores. 

No nos traerá ningún beneficio mantenernos alejados de El, creer que nuestro amigo o nuestro vecino puede tenerlo por su Salvador personal, pero que nosotros no podemos experimentar su amor perdonador. Debemos creer que somos elegidos de Dios, para ser salvados por el ejercicio de la fe, a través de la gracia de Cristo y la obra del Espíritu Santo; y debemos alabar y glorificar a Dios por esta maravillosa manifestación de un favor que no merecemos.

Es el amor de Dios el que conduce el alma a Cristo para ser benignamente recibida y presentada al Padre.  Mediante la obra del Espíritu, se renueva la relación divina entre Dios y el pecador.  El Padre dice:

“Yo seré Dios para ellos, y ellos serán para mí hijos.  Ejerceré el amor perdonador hacia ellos, y derramaré en ellos mi gozo. Ellos serán para mi un tesoro peculiar, porque este pueblo a quien yo he formado por mí mismo manifestará mi alabanza”.

LA FE Y LOS SENTIMIENTOS SON COSAS DIFERENTES: El sentimiento y la fe son tan distintos uno del otro como lo es el este del oeste.  La fe no depende de los sentimientos.  Debiéramos dedicarnos diariamente a Dios, y creer que Cristo comprende y acepta el sacrificio, sin examinarnos a nosotros mismos, para ver si tenemos ese grado de sentimientos que pensamos que debe corresponder a nuestra fe.

Cuando hagamos ésto, las nieblas y las nubes serán disipadas, y pasaremos de las sombras de las tinieblas a la clara luz de su presencia.

NO ES ASUNTO DE IMPULSO: Muchos pasan largos años en las tinieblas y la duda, debido a que no sienten como quieren. Pero el sentimiento no tiene nada que ver con la fe.  Esa fe que obra por el amor y purifica el alma no es cuestión de impulso. Sale, basada en las promesas de Dios, creyendo firmemente que lo que El ha dicho es capaz de realizarlo. 

Nuestras almas deben ser enseñadas a creer, a confiar en la Palabra de Dios.  Esa palabra declara que “el justo vivirá por la fe” (Rom.1:17). Y no por el sentimiento.

NO CONFIEMOS EN LOS SENTIMIENTOS: Desechemos todo lo que sea parecido a la desconfianza y a la falta de fe en Jesús.  Comencemos una vida de confianza sencilla e infantil, no confiando en los sentimientos, sino en la fe.  No deshonremos a Jesús dudando de sus preciosas promesas.  El quiere que creamos en El con FE inconmovible.

ACTUEMOS POSITIVAMENTE POR FE: Sigamos contemplando a Jesús, continuemos orando con fe silenciosa, prosigamos apoderándonos de su fuerza, ya sea que experimentemos algún sentimiento o no.

LA FE COMO EVIDENCIA DEL CRISTIANISMO: Hablemos con el Señor, así llegaremos a ser amigos del Altísimo.  Confiemos en El. Tengamos una fe que confiará ya sea que sintamos que estamos confiando o no.  Recordemos que el sentimiento no es una evidencia de que somos cristianos.  La fe inconmovible  en Dios pone de manifiesto que somos sus hijos.  Confiemos en Dios. Nunca nos defraudará. Dice:

“No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.  Todavía un poco, y el mundo no me verá más, pero vosotros me veréis; porque yo vivo, y vosotros también viviréis” (Juan 14: 18,19).

No vemos a Cristo en persona. Pero por fe lo contemplamos.  Nuestra fe se aferra de sus promesas. Así camino Enoc con Dios.  (Elena White)

Continúa en parte 117

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 115-

 

 

LA FE. Deberíamos saber por nosotros mismos qué es el cristianismo, qué es la verdad, qué es la fe que hemos recibido, cuáles son las reglas bíblicas, las reglas que se nos han dado proveniente de la más alta autoridad.  -parte 3-

CULTIVEMOS LA FE: Los que hablen acerca de la fe y la cultiven tendrán fe, pero los que abriguen dudas y las expresen, tendrán dudas. No crean que porque han cometido errores siempre deben estar bajo condenación, porque eso no es necesario.  No permitan que la verdad sea rebajada ante sus mentes porque los que la profesan no viven vidas consecuentes.

Conserven la fe en la verdad del mensaje del tercer ángel.  (Leer Historia y Profecía Mundial -1.08 Mensaje del Tercer ángel) Si no cultivan la fe, su importancia gradualmente será desplazada de sus mentes, y corazones.  Tendrán una experiencia semejante a la de las vírgenes insensatas, que no hicieron provisión de aceite para sus lámparas, y sus luces se extinguieron.

La fe debe ser cultivada. Si se ha debilitado, es semejante a una planta enferma que hay que poner al sol, regarla cuidadosamente y atenderla.

LA FE SE ELEVA POR ENCIMA DE LAS SOMBRAS: Cuando las nubes se interponen entre nuestra alma y Dios, cuando hay tinieblas a nuestro alrededor, cuando el enemigo está listo para robarle al alma su integridad hacia Dios y la verdad, y cuando el error es considerado plausible y atractivo, entonces es tiempo de orar y ejercer fe en Dios…el alma alimentando esa fe, es capaz de levantarse por encima de si misma y de traspasar la infernal sombra que el enemigo arroja a través de la senda de cada alma que lucha por  la corona inmortal.

LA FE DESCANSA EN LA EVIDENCIA: La palabra del Señor, hablada por sus siervos, es recibida por muchos con dudas y temores.  Y muchos postergan su obediencia a la amonestación y a los reproches dados, esperando hasta que haya desaparecido de su mente toda sombra de incertidumbre.  La incredulidad que exige perfecto conocimiento no quiere ceder a la evidencia de que Dios se complace en dar.

El requiere de su pueblo una fe que descanse en el peso de la evidencia, no sobre el conocimiento perfecto.  Los que siguen a Cristo, que aceptan la luz que Dios les manda, deben obedecer la voz de Dios que les habla cuando hay muchas otras voces que claman contra ella.  Requiere discernimiento el distinguir la voz de Dios.

Deberíamos saber por nosotros mismos qué es el cristianismo, qué es la verdad, qué es la fe que hemos recibido, cuáles son las reglas bíblicas, las reglas que se nos han dado proveniente de la más alta autoridad. Hay muchos que creen sin tener una razón para fundamentar su fe, sin suficiente evidencia acerca de la verdad del asunto.

Si se presenta una idea que concuerda con sus propias opiniones preconcebidas, todos están listos para aceptarla.  No razonan de causa a efecto.  Su fe no tiene un fundamento genuino, y en el tiempo de prueba descubrirán que han edificado sobre la arena.

LA FE DEBE EXPRESARSE:  Si manifestáramos más nuestra fe si nos regocijáramos más en la bendiciones que ahora tenemos –la gran misericordia, la paciencia y el amor de Dios- cada día tendríamos más fuerza. Las preciosas palabras pronunciadas por Cristo, el Príncipe de Dios,  poseen una seguridad y un poder que debería ejercer gran influencia en nosotros, para hacernos creer que nuestro Padre Celestial está deseoso de dar su Espíritu Santo a quienes se lo pidan. 

Elena White

Continúa en parte 116

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: