Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 junio 2009

DIOS EL HIJO-séptima parte-

  • 5 –LA EXTENSIÓN DE SU IDENTIFICACIÓN CON LA NATURALEZA HUMANA: La Biblia revela que Cristo es el segundo Adán; vivió “en semejanza de carne de pecado” (Rom.8:3). Es crucial que se desarrolle una visión correcta de la expresión “semejanza de carne de pecado”, la cuál describe al ser humano pecador. Ciertos puntos de vista han traído disensión y enemistades a través de la historia de la iglesia cristiana.

Cristo adoptó la “semejanza de carne de pecado”. Antes de la encarnación, JESÚS ERAEN FORMA DE DIOS(Fil.2:6,7); ésto es, la naturaleza divina le pertenecía desde el comienzo (Juan 1:1). Al tomar “forma de siervo”, puso a un lado sus prerrogativas divinas. Se convirtió en siervo de su Padre (Isa.42:1), para cumplir su voluntad (Juan6:38; Mat.26:39, 42). Revistió su divinidad con la humanidad, pero el Salvador jamás pecó, y su pureza perfecta está más allá de toda duda.

Adán tenía ventaja sobre Cristo. Cuando cayó en el pecado, vivía en el paraíso. Poseía una humanidad perfecta, y gozaba del completo vigor de su cuerpo y su mente. No fue el caso de Jesús. Cuando adoptó la naturaleza humana, la raza  ya se había deteriorado a través de cuatro mil años de pecado en este planeta. Con el fin de salvar a los que se hallaban en las profundidades de la degradación, Cristo tomó sobre sí una naturaleza humana que,  comparada con la naturaleza no caída de Adán, había disminuido dramáticamente en fortaleza física y mental; a pesar de ello, Cristo lo hizo sin pecar. El Salvador sentía su debilidad. Por eso debió ofrecer “ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte” (Heb.5:7), identificándose de este modo con las necesidades y debilidades tan comunes en la humanidad.

Cristo” fue tentado en todo según nuestra semejanza” (Heb.4:15). El punto básico que sirve de  fundamento para todas las tentaciones, es nuestra decisión de si vamos a rendir nuestra voluntad a Dios o NO. Jesús siempre mantuvo su obediencia a Dios. Por medio de su continua dependencia del poder divino, resistió con éxito las más fieras tentaciones, aunque era humano. Nuestra victoria sobre la tentación se logra al mantener nuestra dependencia de El. “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” (1 Cor.10:13).

  • 6 –LA NECESIDAD DE QUE CRISTO TOMARA LA NATURALEZA HUMANA: La Biblia expresa diversas razones de por qué Cristo necesitaba tener una naturaleza humana.
  • 1º. –Para ser sumo sacerdote de la raza humana: Jesús,  como el Mesías, debía ocupar la posición de sumo sacerdote o mediador entre Dios y el hombre (Zac.6:13; Heb.4: 14-16). Esta función requería poseer naturaleza humana.
  • 2º. – Para salvar aún a los más degradados : Con el fin de alcanzar a los individuos donde ellos están, y rescatar aún a los que ofrecen menos esperanza, se humilló a sí mismo al nivel de un siervo (Fil.2:7).
  • 3 – Para dar su vida por los pecados del mundo. Se convirtió en hombre y pagó la penalidad del pecado que es la muerte (Rom.6:23; 1Cor.15:5), gustó la muerte por todos (Heb.2:9).  
  • 4 –   Para ser nuestro ejemplo. Con el fin de convertirse en ejemplo de cómo los seres humanos debieran vivir. Cristo tenía que vivir una vida sin pecado como ser humano. Demostró que es posible que la humanidad sea fiel a la voluntad de Dios, obtuvo la victoria sobre el pecado, convirtiéndose así en nuestro Salvador y nuestro perfecto ejemplo. En su fortaleza, su victoria puede ser nuestra (Juan16:33).

Read Full Post »

DIOS EL HIJO -sexta parte-

  • 8 –SU NATURALEZA DIVINA ES NECESARIA: Cristo reconcilió a Dios con la humanidad. Lo seres humanos necesitaban una revelación perfecta del carácter de Dios con el fin de desarrollar una relación personal con El.   Jesús dio testimonio, diciendo:El que me ha visto a mi, ha visto al Padre” (Juan 14:9). En su completa dependencia del Padre, Cristo usó el poder divino para revelar el poder de Dios. Jesucristo es uno con Dios el Padre, en su naturaleza, su carácter y sus propósitos. ES VERDADERAMENTE DIOS.

JESUCRISTO ES VERDADERAMENTE HOMBRE: La Biblia testifica que además de su naturaleza divina, Cristo  posee una naturaleza humana. La aceptación de esta enseñanza es crucial. Todo aquél que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios y todo aquél que no lo hace, no es de Dios”. (1 Juan 4:2,3).

  • 1 –SU NACIMIENTO HUMANO:AQUEL VERBO FUE HECHO CARNE, Y HABITO ENTRE NOSOTROS” (Juan 1:14). La palabracarne” significa aquí  “naturaleza humana”, una naturaleza inferior a la naturaleza celestial de Cristo. Con  palabras muy claras, Pablo dice Dios envió a su Hijo, nacido de mujer” (Gal.4:4; véase Gen.3:15). Cristo tomó FORMA DE SIERVO, HECHO SEMEJANTE A LOS HOMBRES; Y ESTANDO EN LA CONDICIÓN DE HOMBRE, SE HUMILLO A SI MISMO” (Fil.2:7,8).
  • 2 –SU DESARROLLO HUMANO: Jesús estuvo sujeto a las leyes del desarrollo humano. Dice el registro bíblico que el niño  crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría” (Luc.2:40,52).  A los doce años, dio por primera vez evidencia de que comprendía su misión (Luc.2:46-49). Durante toda su niñez estuvo sujeto a sus padres. (Luc.2:51). El camino de la cruz fue uno de crecimiento constante por medio del sufrimiento, el cuál jugó un papel importante en el desarrollo de Jesús.  “Y perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen” (Heb.5: 8,9).
  • 3 –FUE LLAMADO “VARON”, Y “HOMBRE”: Juan el Bautista y Pedro se refieren a Jesús llamándolo “Varón” (Juan 1:30; Hech.2:22). Pablo habla de la gracia de un Hombre, Jesucristo” (Rom.5:15). Jesús es  el Hombre que trajola resurrección de los muertos” (1 Cor.15:21); EL ÚNICO MEDIADOR ENTRE DIOS Y LOS HOMBRES, JESUCRISTO HOMBRE” (1Tim.2:5). El término Hijo del Hombre, hace énfasis en su solidaridad con la raza humana por medio de su encarnación.
  • 4 –SUS CARACTERÍSTICAS HUMANAS: Dios hizo al hombre poco menor que los ángeles” (Sal.8:5). En forma similar, la Escritura presenta a Jesús como Aquél que fue hecho un poco menor que los ángeles (Heb.2:9). Su naturaleza humana fue creada y no poseía poderes sobrehumanos. Su naturaleza humana poseía las mismas susceptibilidades físicas y mentales del resto de la humanidad: Hambre, sed, cansancio y ansiedad (Mat.4:2; Juan 19:28; 4:6; Mat.26:21; 8:24). Cristo reveló compasión, santa ira, y tristeza, en ocasiones se sintió turbado y triste, y aun lloró. Oró con gemidos y lágrimas,  en una ocasión hasta el punto de sudar gotas de sangre. SU VIDA DE ORACIÓN EXPRESABA SU COMPLETA DEPENDENCIA DE DIOS. JESÚS EXPERIMENTÓ LA MUERTE POR TODOS NOSOTROS (JUAN 19:30,34) CUANDO RESUCITÓ GLORIOSAMENTE, NO LO HIZO CONVERTIDO EN UN ESPÍRITU, SINO CON UN CUERPO (Luc.24: 36-43).   

     

Read Full Post »

DIOS EL HIJO-quinta parte-

La santidad es parte de su naturaleza. Durante la anunciación, el ángel le dijo a María: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cuál también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios” (Luc.1:35). Al ver a Jesús, los demonios exclamaron: ¡Ah! ¿Qué tienes con nosotros Jesús Nazareno?….Sé quien eres, el Santo de Dios” (Mar.1:24).

JESUS ES AMOR.  “En esto hemos conocido el amor, en que el puso su vida por nosotros” (1Juan3:16)  Jesús  es eterno. Isaías lo llamó: “Padre eterno” (Isa.9:6). Miqueas se refirió a El como aquél cuyas salidas son desde el principio,  desde los días de la eternidad” (Miq.5:2). Juan dice: “ESTE ERA EN EL PRINCIPIO CON DIOS. TODAS LAS COSAS POR EL FUERON HECHAS, Y SIN EL NADA DE LO QUE HA SIDO HECHO, FUE HECHO” (JUAN1:2,3).

  • 2 SUS PRERROGATIVAS Y PODERES DIVINOS: Las obras de Dios se les adjudican a Jesús. Se lo identifica tanto como el CREADOR (Juan 1:3; Col.1:16), como el SUSTENTADOR o PRESERVADOR: TODAS LAS COSAS EN EL SUBSISTEN” (Col.1:17; Heb.1:3). Puede levantar los muertos con su voz (Juan 5:28,29) y al fin del tiempo juzgará al mundo (Mat.25:31,32). Además, perdonó pecados (Mat.9:6; Mar.2:5-7).
  • 3SUS NOMBRES DIVINOS: Los nombres de Cristo revelan su naturaleza divina.  EMANUEl quiere decir “Dios con nosotros” (Mat.1:23). A Jesús se le aplica el mismo nombre sagrado, JEHOVÁ O YAVÉ, que el Antiguo Testamento le aplica a Dios. Mateo usó las palabras de Isaías 40:3 “Preparad el camino del Señor”, para describir la obra que debía preparar el camino a la misión de Cristo (Mateo 3:3). Y Juan identifica a Jesús como el SEÑOR DE LOS EJÉRCITOS QUE ESTABA SENTADO EN SU TRONO (Isa.6:1,3; Juan 12:41).
  • 4 SE RECONOCE SU DIVINIDAD: Juan describe a Jesús como la divina Palabra que “FUE HECHO CARNE (Juan 1:1,14). Tomas reconoció al Cristo resucitado llamándolo SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO!(JUAN 20:28). Pablo se refirió a Cristo diciendo que ES DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS, BENDITO POR LOS SIGLOS. (Rom.9:5); y el autor de Hebreos se dirige a El como DIOS  Y SEÑOR DE LA CREACIÓN (Heb.1:8,10).
  • 5 SU TESTIMONIO PERSONAL: El mismo Jesús afirmó su igualdad con Dios. Se identificó a sí mismo como el “YO SOY (Juan 8:58), EL DIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO. Llamaba a Diosmi Padre” en vez de “nuestro Padre” (Juan 20:17). Y su declaración:Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30) establece la aseveración de que Cristo era de una sustancia con el Padre, poseyendo los mismos atributos”.
  • 6 SE PRESUME SU IGUALDAD CON DIOS: La Escritura describe a Jesús como el resplandor de la gloria de Dios y la imagen misma de su sustancia” (Heb.1:3). Jesús replicó: El que me ha visto a mi, ha visto al Padre” (Juan 14:9).
  • 7SE LE ADORA COMO DIOS: Sus seguidores lo adoraban y El se lo permitió (Mat.28:17; Luc.14:33). ADÓRENLE TODOS LOS ÁNGELES DE DIOS” (Heb.1:16).Pablo escribió: “….QUE EN NOMBRE DE JESÚS SE DOBLE TODA RODILLA…. Y TODA LENGUA CONFIESE QUE JESUCRISTO ES EL SEÑOR” (Filip.2:10,11). Diversas expresiones de bendición le adjudican a CRISTO LA “GLORIA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS” (2Tim. 4:18; Heb. 13:21; 2Ped.3:18).

Read Full Post »

DIOS EL HIJO -cuarta parte

TODAS LAS OFRENDAS Y SACRIFICIOS HABÍAN APUNTADO HACIA EL SACRIFICIO SUFICIENTE DEL MESÍAS. CUANDO JESUCRISTO, EL VERDADERO CORDERO DE DIOS, FUE SACRIFICADO EN EL CALVARIO COMO RESCATE POR NUESTROS PECADOS (1PEDRO1:19), EL TIPO SE ENCONTRÓ CON EL ANTITIPO, Y LA SOMBRA SE FUNDIÓ EN LA REALIDAD. LOS SERVICIOS DEL SANTUARIO TERRENAL NO VOLVERÍAN A SER NECESARIOS. ESTA PROFECÍA ASOMBROSAMENTE EXACTA PRESENTA UNA DE LAS EVIDENCIAS MÁS FUERTES DE LA VERDAD HISTÓRICA FUNDAMENTAL DE QUE JESUCRISTO ES EL SALVADOR DEL MUNDO, PREDICHO MUCHO TIEMPO ANTES. 

 LA RESURRECCIÓN DEL SALVADOR: La Biblia predecía no sólo la muerte del Salvador, sino también su resurrección. David se refirió a la resurrección de Jesús, diciendo que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción” (Hech.2:31, Sal.16:10) Su propia resurrección demostró el poder que  constituía el fundamento de su pretensión de ser Salvador del mundo: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquél que vive y cree en mí, no morirá eternamente” (Juan 11:25,26).Después de su resurrección, proclamó “No temas; yo soy  el primero y el último; y el que vivo y estuve muerto; más he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y el Hades” (Apoc.1:17,18).

 LAS DOS NATURALEZAS DE CRISTO: Cuando Juan dijo “Y AQUÉL VERBO FUE HECHO CARNE, Y HABITO ENTRE NOSOTROS” (JUAN 1:14), expresó una profunda verdad. La encarnación de Dios el Hijo es un misterio. A la manifestación de Dios en la carne, la Escritura la llama “el misterio de la piedad” (1 Tim.3:16).

¡EL CREADOR DE LOS MUNDOS, AQUÉL  EN QUIÉN SE MANIFESTÓ LA PLENITUD DE LA DEIDAD, SE CONVIRTIÓ EN EL NIÑO IMPOTENTE DEL PESEBRE. MUY SUPERIOR A CUALQUIERA DE LOS ÁNGELES, IGUAL AL PADRE EN DIGNIDAD Y GLORIA, Y SIN EMBARGO CONDESCENDIÓ A REVESTIRSE DE HUMANIDAD!

Apenas podemos comenzar a comprender el significado de este sagrado misterio, y aún así, logramos hacerlo únicamente al permitir que el Espíritu Santo nos ilumine. Cuando procuramos comprender la encarnación, es bueno que recordemos que las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; más las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre (Deut.29:29).

 JESUCRISTO ES VERDADERAMENTE DIOS. ¿Que evidencias tenemos de que Jesucristo es divino? ¿Qué dijo acerca de sí mismo?  ¿Reconocieron su divinidad sus contemporáneos?

  • SUS ATRIBUTOS DIVINOS: Cristo posee atributos divinos.
  • ES OMNIPOTENTE: Dijo que el Padre le había concedido toda potestad……en el cielo y      en la tierra” (Mat.28:18; Juan 17:2).
  • EL SALVADOR ES OMNISCIENTE: En El dijo Pablo  “están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Col. 2:3).

Jesús estableció su omnipresencia al darnos palabras de seguridad como las siguientes: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mat.28:20);”…….donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mat.18:20). Si bien a la divinidad de Cristo le corresponde en forma natural el atributo de la omnipresencia, en su encarnación el Hijo de Dios se ha limitado voluntariamente en este aspecto. HA ESCOGIDO SER OMNIPRESENTE POR MEDIO DEL MINISTERIO DEL ESPÍRITU SANTO (JUAN 14:16-18).

Read Full Post »

DIOS EL HIJO –tercera parte-(profecía de Daniel-70 semanas)

 EL TIEMPO DE SU MINISTERIO Y MUERTE: La Biblia revela que Dios envió a su Hijo al mundo cuando vino el cumplimiento del tiempo” (Gal.4:4). Cuando Cristo comenzó su ministerio, proclamó: “El tiempo se ha cumplido” (Mar.1:15). Estas referencias al tiempo indican que la misión del Salvador procedió en armonía con los exactos planes proféticos.

Más de cinco siglos antes, por medio de Daniel, Dios había predicho el tiempo exacto del comienzo del ministerio de Cristo, así como de su muerte. Hacia  el fin de los 70 años de la cautividad de Israel en Babilonia, Dios le reveló a Daniel que les había asignado a los judíos y a la ciudad de Jerusalén un período de prueba de 70 semanas. Durante este tiempo, los miembros de la nación judía debían cumplir los propósitos que Dios tenía para ellos, arrepintiéndose y preparándose para la venida de Mesías. 

La profecía de Daniel especificaba que el Mesías había de aparecer “siete semanas, y sesenta y dos semanas”,  es decir un total de 69 semanas, a partir de “la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén” (Dan.9:25).Después de la semana número 69 se quitará la vida al Mesías, más no por sí” (Dan.9:26). Estas palabras son una referencia a su muerte vicaria. Habrá de morir a la mitad de la semana número 70, haciendo “cesar el sacrificio y la ofrenda” (Dan.9:27).

La clave que permite comprender las profecías cronológicas se encuentra en el principio bíblico según el cuál un día de tiempo profético equivale a un año solar literal (Num.14:34; Eze.4:6). Según este principio de día por año, las 70 semanas (o 490 días proféticos), representan entonces 490 años literales. (70 semanas por 7 días de cada semana=490 días, día por año =490 años).

Daniel declara que este período había de comenzar “desde la salida de la orden para restaurar y edificar Jerusalén” (Dan.9:25) Este decreto que concedía plena autonomía a los judíos, fue proclamado en el año séptimo del rey persa Artajerjes, y se hizo efectivo en el otoño del año 457AC (Esdras 7:8, 12-26; 9:9). Según la profecía,  “el Mesías Príncipe” aparecería 483 años (69 semanas proféticas) después de la promulgación del decreto. Si contamos 483 años después del 457 AC, llegamos al otoño del año 27 de la era cristiana, cuando Jesús fue bautizado y comenzó su ministerio público.  Solo Dios pudo haber predicho la venida de su Hijo con una precisión tan asombrosa que desafía toda explicación racionalista. En ocasión de su bautismo en el Jordán,  Jesús fue ungido por el Espíritu Santo y recibió el reconocimiento de Dios como el “Mesías” (hebreo) o el “Cristo” (griego); ambos términos significan el Ungido” (Luc.3:21,22; Hech.10:38; Juan 1:41). La proclamación de Jesús “El tiempo se ha cumplido” (Mar.1:15), se refiere al cumplimiento de esta profecía cronológica.

A la mitad la septuagésima semana, en la primavera del año 31 de nuestra era, exactamente tres años y medio después del bautismo de Cristo el Mesías causó el fin del sistema de los sacrificios al entregar su propia vida. En el momento de su muerte,el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo” (Mat.27:51), indicando así la abolición de todos los servicios del templo, por decisión divina.

APOCALIPSIS 14bis-prof.setenta semanas

 

 

Read Full Post »

DIOS EL HIJO -segunda parte –

El Santuario y sus servicios fueron instituidos para ilustrar el plan de Salvación. Para obtener el perdón, el pecador arrepentido debía llevar un animal para sacrificarlo, el cuál no tuviese ninguna imperfección, puesto que representaba al Salvador  exento de  pecado. El pecador colocaba entonces su mano sobre el animal inocente y confesaba sus pecados (Lev.1:3,4).Este acto simbolizaba la transferencia del pecado, desde el pecador culpable a la víctima inocente, revelando así la naturaleza sustitutiva del sacrificio.

PREDICCIONES ACERCA DE UN SALVADOR: Dios prometió que el Salvador-El Mesías, el Ungido- surgiría del linaje de Abrahán: “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra” (Gen.22:18). Isaías predijo que el Salvador vendría como un niño varón y que sería tanto humano como divino: “Porque un Niño nos es nacido, Hijo nos es dado y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” (Isa. 9:6). Este Redentor ascendería al trono de David y establecería un reino eterno de paz (Isa. 9:7). El lugar de su nacimiento sería Belén (Miq.5:2).  El nacimiento de esta Persona divino-humana sería sobrenatural. Haciendo referencia a Isaias7:14, el Nuevo Testamento declara: “He aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel,  que traducido es: Dios con nosotros“(Mateo 1:23)

 La misión del Salvador se expresa en las siguientes palabras: El Espíritu de Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová”(Isa.61:1,2)—(Lucas 4:18,19). Cosa asombrosa, el Mesías sufriría rechazo, lo considerarían como “raíz de tierra seca; no hay parecer en El, ni hermosura; le veremos, más sin atractivo para que le deseemos. Despreciado y desechado entre los hombres, Varón de dolores, experimentado en quebranto………y no le estimamos” (Isa.53:2,4). Uno de sus amigos lo traicionaría (Sal.41:9) por treinta piezas de plata (Zac.11:12). Durante su juicio lo escupirían y lo azotarían (Isa.50.6). Los que lo ejecutasen echarían suertes por sus ropas (Sal.22:18). Ninguno de sus huesos habría de ser quebrado (Sal.34:20), pero su costado sería traspasado (Zac.12:10). En sus aflicciones, no se resistiría, sino que “como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió  su boca” (Isa.53:7).

EL SALVADOR IDENTIFICADO:   Únicamente Cristo ha cumplido estas profecías. Las Escrituras trazan su genealogía hasta Abrahán, llamándolo  el Hijo de Abrahán (Mat.1:1), y Pablo afirma que la promesa hecha al patriarca Abrahán y a su simiente se cumplió en Cristo (Gal.3:16). El título mesiánico “Hijo de David” le fue aplicado profusamente a Cristo (Mat.21:9). Fue identificado como el Mesías prometido, que ocuparía el trono de David (Hechos 2:29,30). Jesús identificó su misión con la del Mesías predicho en Isaías 61: 1,2: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros” (Luc.4:17-21).

    

Read Full Post »

DIOS EL HIJO -primera parte-

Dios el Hijo Eterno es uno con el Padre. Por medio de El fueron creadas todas las cosas;  (leer Juan 1:1-14). El revela el carácter de Dios, lleva a cabo la salvación de la humanidad y juzga al mundo.  Aunque es verdaderamente Dios, sempiterno, también llegó a ser verdaderamente hombre, Jesús el Cristo.  Fue concebido por el Espíritu Santo y nació de la virgen María. Vivió y experimentó tentaciones como ser humano, pero ejemplificó perfectamente la justicia y el amor de Dios. Mediante sus milagros manifestó el poder de Dios y estos dieron testimonio de que era el prometido Mesías de Dios. Sufrió y murió voluntariamente en la cruz por nuestros pecados y en nuestro lugar, resucitó de entre los muertos y ascendió al Padre para ministrar en el Santuario Celestial en nuestro favor. Volverá otra vez con poder y gloria para liberar definitivamente a su pueblo y restaurar todas las cosas.

LA ENCARNACION: PREDICCIONES Y CUMPLIMIENTO  El plan que Dios desarrolló para rescatar a los que se apartaban de su omnisapiente consejo (Juan 3:16; 1 Juan 4:9) demuestra su amor en forma convincente. En este plan, su Hijo fue “ya destinado desde  antes de la fundación del mundo” para que fuese el sacrificio por el pecado, y la esperanza de la raza humana (1Ped. 1:19,20). El nos haría volver a Dios, y proveería liberación del pecado al destruir las obras del diablo (1Ped. 3:18; Mat.1:21; 1Juan 3:8).

El pecado había separado a  Adán y Eva de la fuente de vida, y debiera haber causado su muerte de inmediato. Pero en armonía con el plan establecido antes de la fundación del mundo (1 Ped. 1:20,21), el “consejo de paz” (Zac.6:13), Dios el Hijo se interpuso entre ellos y la justicia divina, salvando el abismo, impidiendo así que la muerte actuara sobre ellos. Aún antes de la cruz, entonces, su gracia mantuvo vivos a los pecadores y les aseguró la salvación. Pero con el fin de restaurarnos completamente como hijos e hijas de Dios, tendría que convertirse en hombre.

En la misteriosa declaración de Génesis 3:15, la serpiente y su descendencia representa a Satanás y sus seguidores; la mujer y su simiente simboliza al pueblo de Dios y al Salvador del mundo. Esta declaración fue la primera afirmación de que la controversia entre el bien y el mal terminaría en victoria para el Hijo de Dios.

UNA DRAMATIZACIÓN PROFETICA DE LA SALVACIÓN: Después de la entrada del pecado, Dios instituyó sacrificios de animales para  ilustrar la misión del Salvador venidero. Este sistema simbólico dramatizaba la manera en que Dios el Hijo habría de eliminar el pecado. Por causa del pecado-la transgresión de la ley de Dios-, la raza humana se vio en peligro de muerte. La ley de Dios demandaba la vida del pecador. Pero en su amor infinito Dios entregó a su Hijo “para que todo aquél que en El cree, no se pierda, más tenga  vida eterna”  Posteriormente al éxodo de Israel a Egipto, los sacrificios empezaron a realizarse en un tabernáculo, como parte de una relación contractual entre Dios y su pueblo. Construido por Moisés según un modelo celestial, el Santuario y sus servicios fueron instituidos para ilustrar el plan de salvación (Exodo25:8, 9,40; Heb.8:1-5).

      

Read Full Post »

Older Posts »