Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 mayo 2009

LA PALABRA DE DIOS  -cuarta parte-

LA AUTORIDAD DE LAS ESCRITURAS: Las escrituras tienen autoridad divina porque en ellas Dios habla mediante el Espíritu Santo.  Por lo tanto, La Biblia es la Palabra de Dios escrita.  Sin la iluminación del Espíritu Santo nuestras mentes nunca podrían comprender correctamente la Biblia, ni tan sólo reconocerla como la autoridad divina.  La autoridad de la Escritura en nuestras vidas aumenta o disminuye según sea nuestro concepto de inspiración. Si percibimos la Biblia como una simple colección de testimonios humanos o si la autoridad que le damos en alguna forma depende de como conduce nuestros sentimientos  y  emociones, socavamos su autoridad en nuestras vidas.  Pero cuando discernimos la voz de Dios que nos habla mediante los escritores, no importa cuán débiles y humanos hayan sido, la Escritura viene a ser la autoridad absoluta en lo que a doctrina, impugnación, corrección e instrucción en justicia se refiere (2Tim. 3:16).

¿CUANTO ABARCA LA AUTORIDAD DE LA ESCRITURA?  Con frecuencia  las contradicciones  entre la Escritura y la ciencia son el resultado de la especulación. Cuando no podemos armonizar la ciencia con la Escritura, es porque tenemos una “comprensión imperfecta de ya sea la ciencia o la revelación…  pero cuando se comprenden en forma correcta, están en armonía perfecta”   Toda la sabiduría humana debe estar sujeta a la autoriadad de la Escritura.   Las verdades bíblicas son la norma por la cuál todas las demás ideas deben ser probadas.  Al juzgar la Palabra de Dios con normas humanas perecederas es como si tratáramos de medir las estrellas  con una vara de medir.  La Biblia no debe estar sujeta a las normas humanas.  Es superior a toda la sabiduría y literatura humana.

MÁS BIEN, EN VEZ DE JUZGAR LA BIBLIA, TODOS SEREMOS JUZGADOS POR ELLA, PORQUE ES LA NORMA DE CARÁCTER Y LA PRUEBA DE TODA EXPERIENCIA Y PENSAMIENTO.

LA UNIDAD DE LAS ESCRITURAS:   La lectura superficial de la Escritura producirá una comprensión superficial de la misma.  Cuando así se lee la Biblia resulta ser un conjunto de relatos, sermones e historia.  Sin embargo, los que la abren para obtener  iluminación del Espíritu de Dios, los que están dispuestos a buscar con paciencia y oración las verdades ocultas, descubren que la Biblia expone una Unidad fundamental en la que enseña acerca de los principios de la salvación.  Las verdades del Antiguo y Nuevo Testamento, a pesar de haber sido escritas a través de muchas generaciones, permanecen inseparables; no se contradicen unas con otras.  Los dos Testamentos son  uno, tal como Dios es uno.   El Antiguo Testamento, mediante profecías y símbolos, revela el Evangelio del Salvador que vendría; el Nuevo Testamento, mediante la vida de Jesús, revela al Salvador que vino.  Ambos revelan al mismo Dios.  DIOS BONDADOSAMENTE NOS LLAMA PARA QUE LE CONOZCAMOS MEDIANTE SU PALABRA. EN ELLA PODEMOS ENCONTRAR LA RICA BENDICIÓN DE LA SEGURIDAD DE NUESTRA SALVACIÓN.

Read Full Post »

LA PALABRA DE DIOS -tercera parte-

EL ORIGEN DE LAS ESCRITURAS: Los escritores de la Biblia declararon que ellos no fueron los originadores de sus mensajes sino que los recibieron de Dios. Fue mediante la revelación divina que ellos pudieron “ver” las verdades que comunicaron   (véase Isa.1:1;  Amos 1:1;  Miq.1:1; Hab.1:1;  Jer.38:21)  Estos escritores señalaron al Espíritu Santo como el Ser que inspiraba a los profetas a comunicar los mensajes al pueblo  (Neh.9:30;  Zac.7:12).   David dijo:”El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, y su palabra ha estado en mi  lengua” (2 Sam.23:2).    Ezequiel escribió: “Entró el Espíritu en mí”, “Vino sobre mí el Espíritu de Jehová”, “Me levantó el Espíritu” (Eze.2:2; 11:5,24)  y Miqueas testificó  “Más  yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová” (Miq.3:8)

 El Nuevo  Testamento reconoció el papel del Espíritu Santo en la producción del  Antiguo Testamento.  Jesús dijo que David fue inspirado por el Espíritu Santo  (Mar.12:36).  Los escritores del Nuevo Testamento reconocieron también al Espíritu Santo como la fuente de sus propios mensajes.  Pablo explicó: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe”  (1 Tim.4:1).  De modo que Dios en la persona del Espíritu Santo, se ha revelado a sí mismo mediante las Sagradas Escrituras, en un período de más de 1500 años.  Y por cuanto Dios el Espíritu Santo inspiró a los escritores, Dios entonces es el autor.

LA INSPIRACION DE LAS ESCRITURAS:   Pablo dice: “Toda Escritura es inspirada por Dios” (2Tim.3:16) La palabra griega  theopneustos, traducida como “inspiración”, literalmente significa   “alentada de Dios”.  “Dios respira” la palabra en las mentes de los hombres.  Ellos a su vez, la expresaron en las palabras que se hallan en las Escrituras. Por lo tanto, la inspiración es el proceso mediante el cuál Dios comunica sus verdades eternas.

EL PROCESO DE INSPIRACION:    La revelación divina fue dada por inspiración de Dios a “santos hombres de Dios” que eran “inspirados por el Espíritu Santo”  (2  Pedro 1:21). Estas revelaciones fueron incorporadas en el lenguaje humano con todas sus limitaciones e imperfecciones;  sin embargo permanecieron como el testimonio de  Dios. Dios inspiró a los hombres, no las palabras.  La inspiración genuina  no anula la individualidad ni la razón,  integridad o personalidad del profeta.  Los escritores de la Biblia comunicaron los divinos mandatos, pensamientos e ideas, en su propio estilo de expresión. Es porque Dios se comunica en esta forma  que el vocabulario de los diversos libros de la Biblia es variado y  refleja la educación y cultura de sus escritores.

La mente y voluntad divina se combina con la mente y voluntad humana. De ese modo, las declaraciones de los hombres son la Palabra de Dios.  En una occasion Dios mismo habló y escribió las palabras  exactas: Los Diez Mandamientos.  Son composición divina, no humana (Exodo20:1-17;  31:18;  Deut.10:4,5) sin embargo, aún éstas tuvieron que ser expresadas dentro de los límites del lenguaje humano.  La Biblia, entonces,  es la verdad divina expresada en lenguaje humano.  Existe un paralelo entre Jesús encarnado y la Biblia: Jesús era Dios y hombre combinado,  lo divino y lo humano hecho uno.  Como  se dijo de Cristo, también se puede afirmar de la Biblia que “AQUEL VERBO (Palabra) FUE HECHO CARNE, Y HABITO ENTRE NOSOTROS” (Juan: 1:14). ESTA COMBINACIÓN DIVINO – HUMANA HACE QUE LA BIBLIA SEA ÚNICA ENTRE TODA LA LITERATURA.

 

Read Full Post »

LA PALABRA DE DIOS -segunda parte-

REVELACIÓN EPECIAL:   El pecado limita la revelación que Dios hace de sí mediante la creación al oscurecer nuestra capacidad de interpretar su testimonio.  En  su amor nos dio una revelación especial de sí mismo para ayudarnos a obtener respuestas a estas preguntas.  Tanto mediante el Antiguo  y el Nuevo Testamento Dios se reveló a sí mismo ante nosotros en una forma específica, no dejando lugar a dudas en  cuanto a su carácter de amor. Su revelacion vino primeramente mediante los profetas; luego la revelación máxima, mediante la persona de Jesucristo (Heb.1:1, 2)  Necesitamos conocer a Dios mediante Jesucristo (Juan 17:3), conforme  a la verdad que está en Jesús (Efe. 4:21).  Y mediante las Escrituras Dios penetra en nuestras limitaciones mentales, morales y espirituales, comunicándonos su ansiedad por salvarnos.

 EL FOCO DE LAS ESCRITURAS: La Biblia revela a Dios y expone la humanidad. Expone nuestra dificultad y revela su solución.  Nos presenta como perdidos, alejados de Dios y revela a Jesús como el que nos encuentra y nos trae de vuelta a Dios. Jesucristo es el foco de la Escritura. El Antiguo Testamento presenta al Hijo de Dios como el Mesías, El Redentor del mundo;  el Nuevo Testamento lo revela como Jesucristo, El Salvador.  Cada página, ya sea mediante símbolos o realidad, revela alguna fase de su obra y carácter.  La muerte de Jesús en la cruz es la revelación máxima del carácter de Dios.  La cruz hace esta última revelación porque une dos extremos: la maldad incomprensible de los seres humanos y el amor inagotable de Dios. ¿Que podría dar mayor prueba de la pecaminosidad humana?  ¿Qué podría revelar mejor el pecado?  La cruz revela al Dios que permitió que mataran a su único Hijo. ¡Que sacrificio!  ¿Qué otra revelación de amor mayor que ésta podría haber hecho?  .¡SI! El foco de la Biblia es Jesucristo .   El está colocado al centro de escenario del drama cósmico. Pronto su triunfo en el Calvario culminará en la eliminación del mal. La humanidad y Dios serán reunidos.   El tema del amor de Dios, particularmente como se ha visto en el sacrificio de Cristo en el Calvario, es la mayor verdad del universo, el Foco de la Biblia. De modo que todas las verdades bíblicas, deben estudiarse en torno a esta perspectiva.-  

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: