Feeds:
Entradas
Comentarios

Entrada de fotos por @lupitacali.

Origen: The Law of GOD-as Changed by Man-

Origen: Doctrina de Dios-La Palabra de Dios-parte 1-

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 26-

LA SANIDAD MAS PROFUNDA

En lo íntimo de cada ser humano existe la convicción de que hay Alguien más grande que nosotros.

Cuando comenzamos a perder la salud, a menudo nuestros pensamientos se vuelven hacia Dios. Hace siglos, Agustín de Hipona expresó la necesidad que tiene el hombre de la ayuda divina en esta oración:

“Oh Dios, tú nos hiciste para ti y nuestro espíritu inquieto no encontrará  reposo hasta que lo halle en ti”

La oración trae sanidad en tiempo de enfermedad y dolor. Mediante ella nos ponemos en contacto con Aquel que hizo todas las cosas y que cuida de sus hijos. Con toda autoridad el Dr.  Alexis Carrel, autor de “La incógnita del Hombre”, dijo lo siguiente:

“La oración es la forma más potente de energía que uno puede generar, Es una fuerza tan real como la gravedad terrestre. Como médico, he visto a ciertos hombres arrancados a la enfermedad y la melancolía por el esfuerzo sereno de la oración después que toda otra terapéutica había fracasado…

“En la oración, los seres humanos procuran aumentar su energía finita dirigiéndose a la Fuente infinita de toda energía.  Cuando oramos, nos vinculamos con la Fuerza motriz inagotable que hacer girar el universo.  Oramos para que una parte de ese poder nos sea asignada proporcionalmente a nuestras necesidades.

Aún mientras lo pedimos, quedan suplidas nuestras deficiencias humanas y nos levantamos fortalecidos y restaurados…

“Siempre que nos dirigimos a Dios en oración ferviente, hacemos experimentar mejoría al cuerpo y al alma.  Es imposible que algún hombre o mujer pueda orar un solo momento sin algún buen resultado”.

¿Qué es la oración? Dijo una destacada autora: “Orar es el acto de abrir nuestro corazón a Dios como a un amigo. No es que se necesite ésto para que Dios sepa lo que somos, sino a fin de capacitarnos para recibirle.

La oración no baja a Dios hacia nosotros, antes bien nos eleva a El. Cuando Jesús estuvo sobre la tierra, enseñó a sus discípulos a orar. Les enseñó a presentar a Dios sus necesidades diarias, y a echar toda su solicitud sobre El. Y la seguridad que les dio de que sus oraciones serían oídas, nos es dada también a nosotros…

“Cuando nos parezca que nuestras oraciones no son contestadas, debemos aferrarnos a la promesa; porque el tiempo de recibir contestación seguramente vendrá y recibiremos las bendiciones que más necesitamos.

Por supuesto, pretender que nuestras oraciones sean siempre contestadas en la misma forma y según la cosa particular que pidamos, es presunción. Dios es demasiado sabio para equivocarse, y demasiado bueno para negar un bien a los que andan en integridad.

Así que no temáis confiar en El, aunque no veáis la inmediata respuesta de vuestras oraciones.  Confiad en la seguridad de su promesa (El Camino a Cristo, págs. 69-79).

“Pedid y se os dará”

Junto con la sanidad del cuerpo Dios da también salud a nuestra naturaleza espiritual.  Algunas veces, por buenas razones, la salud física sólo vuelve gradualmente y otras, sencillamente no vuelve.  Pero al entregarnos en las manos de Dios encontramos la paz sabiendo que podemos, con seguridad, confiar nuestro futuro a El.

Una vez que nuestra salud ha sido restaurada descubrimos que la vida es mejor y más feliz cuando obedecemos las leyes de la salud que nuestro amante Creador ha ordenado para nuestro bien.

 

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 25-

ANTE EL DRAMA DEL ALCOHOLISMO

LO QUE EL ALCOHOL HACE A LA GENTE

Por mucho tiempo las autoridades médicas han estado advirtiendo sobre los efectos dañinos del alcohol. Interfiere por diversos mecanismos con el normal funcionamiento de nuestro cuerpo. Varios órganos pueden ser lesionados con frecuencia en forma permanente.

Es bien conocido el hecho de que el alcohol produce una seria enfermedad del hígado que es la cirrosis.  Esto es sabido desde principios del siglo pasado cuando William Heberden escribió: “La causa más común de la cirrosis hepática es el uso intemperante de bebidas espirituosas las cuales específicamente dañan el hígado”.

El alcohol es una sustancia química tóxica capaz de dañar el hígado en muchos casos en forma irreversible.

El alcohol no necesita ser digerido como los alimentos.  Es absorbido directamente y en forma rápida a través de las paredes del estómago y del intestino delgado. Es llevado desde allí al hígado donde es parcialmente filtrado y el resto circula por todo el organismo.

En repetidos ciclos circulatorios de la sangre a través del hígado, el alcohol va siendo gradualmente transformado en agua y anhídrido carbónico.

Se sabe actualmente que el alcohol puede causar lesiones cardíacas. Los primeros efectos  se notan en las largas y elásticas células contráctiles del miocardio o músculo del corazón, las cuales pierden la capacidad de contraerse en forma efectiva.

Estos efectos pueden duran varias horas después de la ingestión moderada de alcohol pero en los alcoholistas crónicos llega a causar daño permanente de la fibra miocárdica.

El estómago, el intestino delgado, el páncreas, los músculos, las glándulas endocrinas, y casi cada célula del organismo puede ser afectada por el alcohol, pero sus mayores daños los produce en el sistema nervioso.

El cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos son los más profundamente afectados.  Aunque tenemos alrededor de diecisiete mil millones de células en el cerebro, las células cerebrales que son afectadas por el alcohol quedan dañadas en forma permanente.

Bastan dos vasos de cerveza para deprimir los centros de preocupación y la ansiedad.  Pero un nivel de alcohol en la sangre del ½  al 1% puede causar parálisis de los centros de la respiración pudiendo producirse la muerte como resultado.

Además de su acción tóxica y destructiva sobre las células, el alcohol perturba la irrigación sanguínea de los tejidos al aglutinar unos contra otros los glóbulos rojos de la sangre. Cuando estos aglomerados globulares llegan a los vasos más finos que son los capilares, los obstruyen.

Cuando muchos capilares se bloquean de este modo, en una determinada área, las células mueren por falta de oxígeno. Si las células muertas pertenecen al cerebro jamás serán reemplazadas, por lo cual el daño es permanente.

El conductor sobrio puede tener un accidente, pero su riesgo aumenta 7 veces con un 0.10% C.A.S.  y 25 veces con un 0.15% C.A.S. (Concentración Alcohólica en la Sangre)

El alcohol es un tóxico que daña nuestro cuerpo ya sea que se ingiera en grandes o en pequeñas dosis. Por eso la única conducta sensata es la abstinencia completa, tal como lo aconseja el antiguo proverbio bíblico.

“No mires al vino cuando rojea, cuando resplandece su color en la copa. Se entra suavemente, más al fin como serpiente morderá y como áspid dará dolor” (Proverbios 23:31, 32)

 

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 24-

ANTE EL DRAMA DEL ALCOHOLISMO

¿POR QUE BEBE LA GENTE?

El alcohol es la droga de la cual más se abusa y la que más daño causa en todo el mundo. ¿Por qué? ¿Qué efectos produce? ¿Qué induce a la gente a beber alcohol?

Las respuestas son complejas, pero el Dr. Franklin Fouler, director del Centro de Conducta Dependiente de la Universidad de Loma Linda, California, cree que las razones pueden ser simplificadas.

En primer lugar la gente bebe porque el alcohol afloja las inhibicionesLes ayuda a parecer lo que realmente quieren ser.  Los hace sentir como quisieran sentirse.  El alcohol suelta la lengua y acorta las distancias sociales.

Hace que el bebedor se sienta seguro y menos solo.  El alcohol libera transitoriamente al bebedor de sus presiones y ansiedades cotidianas y le produce un sentimiento de seguridad, relajamiento y plenitud.

En segundo lugar la gente bebe por causa de la presión social. El hombre rehúye la soledad y desea el compañerismo de los demás.  Sus compañeros pueden ser los hombres y mujeres que trabajan juntos, sus familiares, sus amigos o sus vecinos.

Aunque a un individuo no le agrade beber, a menudo puede disfrutar del sentimiento de la soledad bebiendo junto con los demás.

En tercer lugar la gente bebe frecuentemente porque han llegado a ser drogadictos física o psíquicamente dependientes del alcohol. Esta es la situación más difícil de corregir.

En la Universidad de Michigan se realizaron experimentos con monos a fin de determinar el grado del poder adictivo de diversas drogas, y los científicos creen que sus comprobaciones también son aplicables a los seres humanos.

Un grupo de estos monos fue colocado en jaulas individuales provistas de campanas, de modo que ellos pudieran hacer sonar la campana indicando su deseo de recibir una droga.  Los observadores notaron que los monos primeramente probaban y finalmente aprendían que podían lograr un efecto placentero por el uso de las drogas.

Cuando llegaban a reconocer que la droga les producía una sensación de bienestar, muy pronto sus cuerpos se hacían dependientes de la droga.  Si entonces se les privaba de la droga, los animales se sentían muy mal y parecían gravemente enfermos.

El primer lugar de la lista lo ocupó la cocaína. La segunda droga fue la heroína. El alcohol fue la tercera droga en orden de preferencia.

LO QUE EL ALCOHOL HACE A LA GENTE

Continúa en parte 25

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 23-

ANTE EL DRAMA DEL ALCOHOLISMO

Sonó el teléfono y al atender mi secretaria dijo que era un viejo amigo el que llamaba.  Cuando contesté, logré escuchar una serie de palabras incoherentes, algunas de las cuales pude entender y otras no.

“Soy tu viejo amigo Jaime” balbuceó una voz ansiosa. “Y no estoy bien, pero tenía que llamarte y pedirte que me ayudes.  Ayúdame, por favor”.  “Un sollozo incontrolable llegó entonces por el teléfono.

Después de un momento de vacilación le pregunté dónde estaba y le dije que iría a verlo enseguida. Mientras conducía mi automóvil hacia un pequeño hotel en el centro de la ciudad, recordé que hacía justamente un año me había encontrado con Jaime por última vez.

Entonces él había pasado por mi consultorio para saludarme en viaje hacia la capital donde le esperaba un trabajo importante. Habíamos ido a cenar juntos ya que hacía años que no nos veíamos.

Jaime pidió en primer lugar un coctel, nada fuera de lo común para un bebedor social.  Pero poco después ese coctel fue seguido de varios más.  Hablamos de viejos tiempos.  Se interesó por mi vida y a su vez me contó sus notables realizaciones.

Era abogado de una gran empresa.  Había viajado por todo el mundo y ahora acababa de ser nombrado para integrar una comisión especial por el gobierno. Era un cuadro elocuente de lo que significaba estar muy cerca de la cumbre en el mundo de los negocios.

En los años de estudiantes todos sus compañeros veíamos en él a un futuro hombre de éxito y lo elegimos presidente de la clase. Y no nos equivocamos.  Jaime se casó con su novia del colegio.  Asistió a la universidad y se graduó con honores en la carrera de abogacía.

Llegue al lugar, estacioné mi automóvil y pronto estuve con Jaime en su habitación sombría y miserable. Me costaba creer lo que veía… ¡Y pensar que toda esa miseria se debía a que Jaime había sido un bebedor social! El había comenzado bien en el ejercicio de su profesión, y luego de trabajar arduamente había llegado hasta la cumbre en el mundo de los negocios.

Pero ahora todo se había perdido. Una imprevisible sucesión de acontecimientos lo habían transformado de un bebedor moderado a ser un alcohólico crónico, que además de beber con los amigos bebía aún estando solo.

Después de haber alcanzado la cumbre del éxito, Jaime perdió su trabajo.  Su esposa todavía trataba de apoyarlo, pero le había hecho prometer que buscaría ayuda médica para afrontar su problema.

¿POR QUE BEBE LA GENTE?

Continúa en parte 24

 

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 22-

TRATE BIEN A SU CORAZÓN

HERENCIA

La herencia es un factor muy importante en las enfermedades cardíacas.  Uno no puede elegir sus antepasados, pero el conocimiento de los factores hereditarios puede guiarlo al hacer una sabia planificación de su vida que reducirá los riesgos del ataque cardíaco.

Siendo que la herencia puede agravar los factores de riesgos, el practicar desde temprano en la vida estrictos hábitos saludables, contribuirá grandemente a evitar o minimizar los daños causados por estas enfermedades.

Probablemente el factor hereditario más importante en este sentido es la diabetes.  Esta enfermedad acelera el desarrollo de arterioesclerosis (endurecimiento de las arterias) y debe ser investigada en todos los casos en que haya aumento de los triglicéridos, obesidad o antecedentes familiares de diabetes.

A menos que los diabéticos se controlen cuidadosamente, están mucho más expuestos que los no diabéticos a padecer de ataques cardíacos y otras enfermedades del sistema circulatorio.

Actualmente los médicos pueden hacer exámenes especiales (prueba de tolerancia a la glucosa) que permiten descubrir la diabetes latente (que aún no tiene síntomas).

Si estas situaciones pueden ser detectadas y tratadas precozmente, es posible evitar en gran medida los padecimientos causados por la arterioesclerosis.

LAS TENSIONES Y LA HIPERTENSION ARTERIAL

¿Qué efecto producen las tensiones? Definitivamente tienen su influencia en el origen de las enfermedades cardíacas. Algunos investigadores sostienen que existe una “personalidad hipertensiva “; es el individuo que actúa compulsivamente en su ambición de progreso y es rígido en su autodisciplina.

En sus esfuerzos por alcanzar el éxito crea tensiones que aumentan su frecuencia cardíaca y elevan su presión arterial.  El corazón bombea más sangre hacia el árbol arterial, pero las arterias más finas se contraen y estrechan, por lo que la presión de la sangre aumenta.

Hay una relación directa entre la hipertensión arterial y las enfermedades cardíacas. El aumento de la presión  de la sangre recarga el corazón, y si esta situación no se la controla, termina por producir serios daños.

Hoy día existe tratamiento adecuado para controlar casi todas las formas de hipertensión arterial y el cuidado preventivo en esta área ya ha logrado un efecto favorable en las estadísticas referentes a las enfermedades cardíacas.

Las tensiones excesivas no solamente pueden elevar la tensión arterial sino que además afectan los mecanismos de la coagulación sanguínea y aumentan los niveles de colesterol.

Las tensiones pueden actuar de dos modos diferentes.  Las tensiones destructivas pueden abrir la puerta a las enfermedades cardíacas, pero otras clases de tensiones pueden ser usadas para mantener la salud.

Por el contrario vemos personas que trabajan largas horas bajo tensión y pensamos que son candidatos al ataque cardíaco, sin embargo gozan de perfecta salud debido a que disfrutan de su trabajo y encuentran saludables vías de escape para sus frustraciones.

Han aprendido a manejar sanamente sus tensiones. El secreto es conocer el nivel de tensión con el cual podemos convivir saludablemente y encontrar  vías de escape adecuadas para aliviar los excesos de tensión.

UN CORAZÓN SANO

La vida puede ser mucho más satisfactoria si uno vive con un corazón sano.  Y ésto no es un sueño imposible si se comienza temprano en la vida, corrigiendo los hábitos malsanos.

Pero aún si la enfermedad ya se ha iniciado, todavía hay esperanza. Personas que han tenido infarto del miocardio, pero luego han adoptado estrictamente los hábitos de vida que hemos señalado, han continuado viviendo plenamente su vida por muchos años.

No es fácil efectuar cambios, especialmente con hábitos de comida y bebida.  Se requiere una firme y decidida autodisciplina para lograr el éxito.  Pero las recompensas son grandes y cualquiera puede disfrutarlas si lo decide.

PRESCRIPCIONES PARA UN CORAZÓN SANO

  1. Hágase un examen médico anual incluyendo un electrocardiograma de esfuerzo (ergometría) y un análisis de sangre para determinar glucosa, colesterol y triglicéridos.
  2. Absténgase de usar alimentos con alto contenido de colesterol y grasa de origen animal. Disminuya al mínimo el consumo de azúcar.
  3. Cene lo más temprano posible.
  4. Haga ejercicios físicos en forma regular (evite los esfuerzos físicos excesivos realizados esporádicamente).
  5. Evite los períodos prolongados de tensión emocional y de ansiedad. Busque vías de salidas activas y saludables para sus tensiones.
  6. Mantenga su peso normal.
  7. Evite toda clase de estimulantes como el café, té, yerba mate, etc.
  8. Absténgase del uso del tabaco y del alcohol.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.052 seguidores